Abrir las medias puertas

Hola a Todos, Paz y Bien

Otra de las imágenes que me llevan a los veranos de la infancia son esas puertas de las casas de los pueblos que están partidas por la mitad, en las que, habitualmente, solo suele estar abierta la parte superior.

Pasé algunos veranos en un pueblecito de Ávila, donde nuestros vecinos tenían este tipo de puerta en la entrada de su casa.

Recuerdo que los primeros días del verano las conversaciones con nuestros vecinos, que ya eran mayores, las hacíamos en el soportal de su casa. Ellos dentro de la casa con la puerta medio abierta, apoyados en la hoja inferior, y nosotros sentados en un banco de piedra que tenían en el pequeño porche de entrada. Así durante varios días hasta que la confianza iba ganando terreno y, poco a poco, esa mitad inferior se iba abriendo.

Esto mismo ocurre con las relaciones humanas donde, en muchas ocasiones, ya sea por falta de tiempo, por desconfianza, por no comprometernos, por no hacernos vulnerables al otro… solo dejamos abierta la puerta superior. Solo dejamos ver una parte de nosotros, casi siempre la parte buena, la sonrisa, la cara amable, nuestro mejor selfie; dejando cerrada esa otra puerta que da paso a nuestro interior, a los momentos importantes, malos o buenos, a nuestras verdaderas preocupaciones y alegrías.

Nuestras relaciones por las redes sociales suelen ser también así: solo con media puerta abierta. Necesitamos momentos de calidad con los otros, menos selfies y más cafés compartidos. Tiempo para que la confianza vaya ganando terreno y vaya entreabriendo esa otra mitad que da paso a nuestro castillo interior.

¡Abramos nuestras medias puertas! Saquemos tiempo para compartir vida y no únicamente fotografías. Hagámonos vulnerables al otro dándole paso a nuestro interior, con nuestras habitaciones en penumbra y nuestros patios soleados. ¿Lo intentamos?

Un fuerte abrazo… de los que solo se pueden dar con las puertas totalmente abiertas,

Fer

5 pensamientos en “Abrir las medias puertas

  1. ESTIMADO FER:
    ¡BUENAS NOCHES Y FELIZ JORNADA! ¡FELICIDADES POR TU REFLEXIÓN! Me recuerda a la canción de Adviento que nos invita a tener las puertas abiertas. Hoy he tomado un café compartido con un gran amigo y ha sido de puertas abiertas. Un fuerte abrazo saludable y afectuoso:
    IÑAKI

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo. Nos da miedo hacernos vulnerables a los otros y dejamos siempre una barrera a nuestro interior verdadero.

    Gracias por la invitación Fer. Yo sí que voy a intentar tener más cafés compartidos (tenemos alguno pendiente). Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s