Evangelio del Domingo 27 de Julio – 17ª Semana del Tiempo Ordinario

Odres Nuevos en colaboración con la ONG Familia Franciscana Internacional

Domingo de la 17 Semana del Tiempo Ordinario, Ciclo A.
Domingo, 27 de Julio del 2008

“hemos encontrado un tesoro”

“hemos encontrado un  tesoro”

Evangelio:
Lectura del santo evangelio según san Mateo 13, 44-52

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra. El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?» Ellos le contestaron: «Sí.» Él les dijo: «Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.»

Palabra del Señor.
Evangelio comentado por:

17 Tiempo Ordinario (A) Mateo 13, 44 – 52
LA DECISIÓN
JOSÉ ANTONIO PAGOLA

No era fácil creer a Jesús. Algunos se sentían atraídos por sus palabras. En otros, por el contrario, surgían no pocas dudas. ¿Era razonable seguir a Jesús o una locura? Hoy sucede lo mismo: ¿merece la pena comprometerse en su proyecto de humanizar la vida o es más práctico ocuparnos cada uno de nuestro propio bienestar? Mientras tanto, se nos puede pasar la vida sin tomar decisión alguna.

Jesús cuenta dos pequeñas parábolas para seducir el corazón de aquellos campesinos. Un pobre labrador está cavando en un terreno que no es suyo. De pronto encuentra un «tesoro escondido». No es difícil imaginar su sorpresa y alegría. No se lo piensa dos veces. «Lleno de alegría», vende todo lo que tiene y se hace con el tesoro.

Lo mismo le sucede a un rico «comerciante en perlas finas». De pronto se encuentra una perla de valor incalculable. Su olfato de experto no le engaña. Rápidamente toma una decisión. Vende todo lo que tiene y se hace con la perla.

El reino de Dios está «oculto». Muchos no han descubierto todavía el gran proyecto que tiene Dios de un mundo nuevo. Sin embargo, no es un misterio inaccesible. Está «oculto» en Jesús, en su vida y en su mensaje. Una comunidad cristiana que no ha descubierto el reino de Dios no sabe para qué ha nacido de Jesús.

El descubrimiento del reino de Dios altera la vida de quien lo descubre. Su «alegría» es inconfundible. Ha encontrado lo esencial de la vida, lo mejor de Jesús, el valor que puede cambiar su vida. Si los cristianos no descubrimos el proyecto de Jesús, en la Iglesia no habrá alegría.

Los dos protagonistas de las parábolas toman la misma decisión: «venden todo lo que tienen». Nada es más importante que «buscar el reino de Dios y su justicia». Todo lo demás viene después, es relativo y debe quedar subordinado al proyecto de Dios.

Esta es la decisión más importante que hemos de tomar en la Iglesia y en las comunidades cristianas: liberarnos de tantas cosas accidentales para comprometernos en el reino de Dios. Despojarnos de lo superfluo. Olvidarnos de otros intereses. Saber «perder» para «ganar» en autenticidad. Si lo hacemos, estamos colaborando en la conversión de la Iglesia.

__________________

Primera Lectura

Salmo

Segunda Lectura

__________________

Si quieres utilizar los dibujos de Patxi Velasco para Catequesis, Carteles, etc…, puedes descargarlos aquí:

“hemos encontrado un tesoro”

5 pensamientos en “Evangelio del Domingo 27 de Julio – 17ª Semana del Tiempo Ordinario

  1. CASI SIEMPRE NOS DESVIAMOS POR LAS COSAS DEL MUNDO Y NOS ALEJAMOS DE NUESTRO SEÑOR; PERO DEBEMOS SIEMPRE REFLEXIONAR NUESTROS ACTOS Y LUEGO DE HABER ENCONTRADO EL TESORO ESCONDIDO NO PERDERLO ,MAS BIEN TOMARLO Y GUARDARLO PARA SIEMPRE EN NUESTROS CORAZONES QUE ES DONDE DEBE PERMANECER DANDONOS UN CORAZON GENEROSO Y MISERICORDIOSO.

    Me gusta

  2. EL TESORO MAS GRANDE ES ENCONTRAR A JESUS, COMO NUESTRO SALVADOR Y SEÑOR . QUE ALEGRIA CUANDO NOS ENCONTRAMOS CON
    EL ,ES UN GOZO IQUE NO PODEMOS EXPLICAR . HERMOSO PORQUE EL CAMBIA NUESTRAS VIDAS,DE LO MALOS QUE TENEMOS NOS PERDONA
    NOS HACE VIVIR DE NUEVO NOS CAMBIA LA VIDA , EL TESORO QUE POCOS ENCUENTRAN, Y QUE ESTA ESPERANDO POR TI,

    Me gusta

  3. La verdad que quien conose el amor de Dios y aprende a vivir con el no lo abandona jamas , y se llena de una alegria diaria espiritual , nosotros a Dios grasia la vivimos que bella refleccion la de usted espero que mucha jente se sienta tocada por ella

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s