Evangelio 1 de Junio – 9ª Semana del Tiempo Ordinario

Odres Nuevos en colaboración con la ONG Familia Franciscana Internacional

Domingo de la 9ª semana de Tiempo Ordinario.
Domingo, 01 de Junio del 2008

“No por decir Señor , Señor…”

“No por decir Señor , Señor…”

Evangelio:

Lectura del santo evangelio según San Mateo 7, 21-27

No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?’.

Entonces yo les manifestaré: ‘Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal’.
Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca.

Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.

Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena.

Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande”.

Palabra del Señor.

Lecturas y comentario al Evangelio…

Evangelio Comentado por:

9 Tiempo Ordinario (A) Mateo 57, 21 – 27
¿CÓMO ESTAMOS CONSTRUYENDO?
ANTONIO PAGOLA

Los seguidores de Jesús daban a sus «palabras» una importancia trascendental. El cielo y la tierra podrán pasar; las palabras de Jesús, nunca. En Galilea habían conocido la fuerza de esa palabra que liberaba de la enfermedad, el sufrimiento, el pecado y los miedos. Ahora, en las comunidades cristianas, experimentaban que introducía verdad en sus vidas, los «resucitaba» por dentro, los llenaba de vida y paz.

Por eso Mateo recoge una parábola en la que subraya algo que los cristianos hemos de recordar hoy continuamente de manera clara y concreta: ser cristiano es «practicar» las palabras de Jesús, «hacer realidad» su evangelio. Si no se da esto, nuestro cristianismo es «insensato». No tiene sentido.

La parábola es breve, simétrica y rítmica. Probablemente está redactada así para facilitar su enseñanza en la catequesis. Es importante que todos sepan que esto es lo primero que hay que cuidar en la comunidad cristiana: «escuchar» y «poner en práctica» las palabras que vienen de Jesús. No hay otra manera de construir una Iglesia de seguidores ni un mundo mejor.

El hombre sensato no construye su casa de cualquier manera. Se preocupa de lo esencial: edificar sobre «roca» firme. El insensato, por el contrario, no piensa lo que está haciendo: construye sobre «arena», en el fondo del valle. Al llegar las lluvias del invierno, las riadas y el vendaval, la casa construida sobre roca se mantiene firme, la edificada sobre arena «se hunde totalmente».

La parábola es una grave advertencia y nos obliga a los cristianos a preguntarnos si estamos construyendo la Iglesia de Jesús sobre roca, escuchando y poniendo en práctica sus palabras, o si estamos edificando sobre arenas inseguras que no poseen la solidez ni la garantía del evangelio.

La crisis actual está poniendo al descubierto la verdad o la mentira de nuestra vida cristiana. No basta hacer análisis sociológicos ni adoptar reacciones instintivas. ¿No ha llegado el momento de hacer un examen de conciencia en nuestras comunidades y en la Iglesia, a todos los niveles, para cuestionar falsas seguridades y poner nombre concreto a la falta práctica de Evangelio? No basta confesar a Jesús «Señor», «Señor» si no hacemos la voluntad del Padre.

___________________-

Primera Lectura

Salmo

Segunda Lectura

__________________

Si quieres utilizar los dibujos de Paxti Velasco para Catequesis, Carteles, etc…, puedes descargarlos aquí:

“No por decir Señor , Señor…”

“No por decir Señor , Señor…” (B/N)

3 pensamientos en “Evangelio 1 de Junio – 9ª Semana del Tiempo Ordinario

  1. El Señor bajo del cielo para estar con nosotros e introducirnos en su comunión.Cuando se ama se querría estar siempre con la persona amada. Estar siempre con Jesús es estar siempre con el hermano que nos necesita. Asistirlos, cuidarlos, sostenerlos, alimentarlo, darle educación, promoverlo, dignificarlo…Esa es la manera de amar que sugiere la Palabra. Bien concreta y humanamente divina.
    Preciosos tus dibujos.Muy claros.Felicitaciones y a seguir.

    Me gusta

  2. Estupendo el dibujo, una vez más. Gracias por compartirlos junto al comentario de Pagola: son materiales valiosísimos.

    Ojalá sepamos bajar la mirada a la tierra, manchándonos de barro, sirviendo de rodillas. Sólo entonces tiene sentido levantar la cabeza… hacia el hermano, hacia el cielo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s