Ya está publicado el Evangelio del Domingo

Hola a Todos, Paz y Bien

Ya está publicado el Evangelio del Domingo 23 de Septiembre de 2018, XXV Domingo Tiempo Ordinario – Ciclo B

Descarga gratis la App del cristiano… Busca en tu (ser) servidor

Lo tenéis en la sección del Blog “Evangelio del Domingo“.

Un abrazo,

Fer

Revista 21 en el centro de la Iglesia

Hola a Todos, Paz y Bien

¡Qué orgulloso me siento de colaborar con la Revista 21!

Os copio el artículo publicado en la web de Revista 21 con motivo de este gran encuentro.

Con motivo del centenario de nuestra revista 21, el director de nuestra publicación, Fernando Cordero ss.cc., ha concelebrado esta mañana del martes 4 de septiembre la misa con el Santo Padre Francisco en la capilla de la Casa Santa Marta donde reside el Obispo de Roma.

Nuestro director ha ofrecido la misa por los suscriptores, amigos y bienhechores de la revista.

Tras la eucaristía, el padre Fernando ha saludado al Papa y le ha dado varios ejemplares de 21, entre ellos el del centenario. Le ha explicado que estamos celebrando cien años y que queremos ser una “revista que responda al modelo de Iglesia en salida”. Francisco nos ha felicitado y animado a seguir adelante. El director le ha indicado al Papa que la figura que inspira nuestra publicación es san Damián de Molokai, apóstol de los enfermos de lepra. 

A continuación, en nombre de los Capítulos Generales de Hermanos y Hermanas de los Sagrados Corazones, le ha entregado a Francisco una carta de apoyo a su ministerio, mostrando la disponibilidad de la Congregación y su oración. Al final, Francisco ha dado un abrazo al P. Fernando y ha pedido que recemos por él. 

Un fuerte abrazo a todos… de Iglesia unida,

Fer

Abrir las medias puertas

Hola a Todos, Paz y Bien

Otra de las imágenes que me llevan a los veranos de la infancia son esas puertas de las casas de los pueblos que están partidas por la mitad, en las que, habitualmente, solo suele estar abierta la parte superior.

Pasé algunos veranos en un pueblecito de Ávila, donde nuestros vecinos tenían este tipo de puerta en la entrada de su casa.

Recuerdo que los primeros días del verano las conversaciones con nuestros vecinos, que ya eran mayores, las hacíamos en el soportal de su casa. Ellos dentro de la casa con la puerta medio abierta, apoyados en la hoja inferior, y nosotros sentados en un banco de piedra que tenían en el pequeño porche de entrada. Así durante varios días hasta que la confianza iba ganando terreno y, poco a poco, esa mitad inferior se iba abriendo.

Esto mismo ocurre con las relaciones humanas donde, en muchas ocasiones, ya sea por falta de tiempo, por desconfianza, por no comprometernos, por no hacernos vulnerables al otro… solo dejamos abierta la puerta superior. Solo dejamos ver una parte de nosotros, casi siempre la parte buena, la sonrisa, la cara amable, nuestro mejor selfie; dejando cerrada esa otra puerta que da paso a nuestro interior, a los momentos importantes, malos o buenos, a nuestras verdaderas preocupaciones y alegrías.

Nuestras relaciones por las redes sociales suelen ser también así: solo con media puerta abierta. Necesitamos momentos de calidad con los otros, menos selfies y más cafés compartidos. Tiempo para que la confianza vaya ganando terreno y vaya entreabriendo esa otra mitad que da paso a nuestro castillo interior.

¡Abramos nuestras medias puertas! Saquemos tiempo para compartir vida y no únicamente fotografías. Hagámonos vulnerables al otro dándole paso a nuestro interior, con nuestras habitaciones en penumbra y nuestros patios soleados. ¿Lo intentamos?

Un fuerte abrazo… de los que solo se pueden dar con las puertas totalmente abiertas,

Fer

Siempre Cuidar

Hola a Todos, Paz y Bien

Por si os fuera de interés, os adjunto mi comentario en la Revista 21 de este mes de Julio: “Siempre Cuidar“.

Hola a Todos, Paz y Bien

Estos días se está hablando mucho de las iniciativas legislativas sobre la eutanasia y el suicidio asistido y para mí esto, como dice Roberto Germán en su libro El final de la vida, es querer matar moscas a cañonazos: querer acabar con el sufrimiento y el dolor de un enfermo poniendo fin a su vida.

Como también indica R. Germán, es cierto que debemos avanzar en eliminar el sufrimiento humano, pero no eliminando al ser humano que sufre. Aquí juega un papel fundamental la medicina paliativa, que C.M. Saunders define perfectamente con estas palabras: Tú importas porque eres tú, y tú importas hasta el último momento de tu vida. Nosotros haremos todo lo que podamos, no solo para ayudarte a morir apaciblemente, sino también para ayudarte a vivir hasta que mueras.

Cuando en la medicina se llega a un punto donde ya no hay nada que hacer, donde ya no se puede curar (medicina curativa), se abre una puerta enorme a una etapa donde hay muchísimo trabajo por delante: la medicina cuidativa, del cuidado que alivia y conforta, del afecto.

Es posible que no podamos curar, pero siempre, siempre, podemos y debemos cuidar.

Quiero en este pequeño artículo reivindicar esta vía del cuidado afectivo. El afecto es una capacidad cognitiva. Una de las primeras que se desarrollan en el ser humano y una de las últimas que se pierden, por eso es tan importante no dejar de actuar afectivamente hasta el final de la vida. La ternura es el cauce, el lenguaje por el que transmitimos este afecto. La caricia y el beso el vehículo que llevan este mensaje.

El concepto de retrogresión nos hace entender el potencial de este cuidado afectivo desde la ternura. Esas caricias, esos besos que nos han dado de pequeños se nos quedan grabados permanentemente. Es por eso que cuando nos cuidan con ternura, con cariño, volvemos a ese momento, a esa seguridad, a esa protección que sentíamos… Quizá la persona enferma no es capaz de saber quién le da el beso, pero sí es capaz de sentir esa seguridad y ese cariño.

Así mismo, la vía afectiva es lo que le permite al otro darse cuenta de lo valioso que es. Uno de los argumentos en defensa de la Eutanasia se apoya en la falta “dignidad” de la persona y, precisamente, la afectividad es una de esas fuentes de Dignidad humana. La Dignidad la percibimos a través de los otros: según nos miren, según nos hablen, según nos traten… Los otros son espejos que nos hacen ver cómo nos sentimos.

Reivindiquemos, como el papa Francisco, la Revolución de la ternura con todos y, especialmente, con los mayores y con los enfermos. Y no una ternura ñoña, sino, como dice José Carlos Bermejo: Ternura como la expresión más serena, bella y firme del respeto y del amor. Como traducción del reconocimiento hacia una persona a la que no se quiere juzgar, sino ayudar.

Quiero acabar con unas palabras del filósofo Carlos París, que resumen muy bien ese momento de medicina cuidativa, esa dignidad hasta el último momento de nuestra vida por la vía afectiva: Soy amado, luego existo.

No dejemos de cuidar.

Un abrazo, Fer

Os animo a todos a suscribiros a la Revista 21. Son, únicamente, 35 € al año y tendréis, todos los meses, una revista de contenido social e inspiración cristiana con un buenísimo equipo y grandísimos colaboradores. Artículos muy interesantes que estoy seguro que os van a encantar.

Os dejo el enlace por si os animáis a suscribiros: https://www.21rs.es/es/suscripcion.html

Un fuerte abrazo… de esos que siempre cuidan,

Fer

Momentos de un Gran Congreso – Sembramos Futuro SSCC

Hola a Todos, Paz y Bien

Aquí os dejo unos cuantos momentos del Congreso Educativo que ha celebrado la Congregación Sagrados Corazones en Salamanca, con el lema “Sembramos Futuro“… y qué buenos momentos.

_

_

_

_

_

_

Tenéis más momentos “fotográficos” en el facebook de Odres Nuevos

Un abrazo… de los que siempre llegan en buen momento,

Fer

#SembramosFuturo