La Felicidad…

Buenos días a Todos, Paz y Bien

Cómo va el miércoles? Ufff… los días pasan volaaando, verdad?

Ya me queda muy poquito para salir hacia la Misión de Chiúre (Mozambique), un par de semanitas. En estos días pasaré por la Parroquia para recoger todo lo que habéis ido llevando allá, que ha sido mucho y muy bueno: ¡Muchísimas Gracias a Todos!

También habéis sido muy, muy generosos en las aportaciones económicas. Tened por seguro que todas llegarán directamente a la Misión. A la vuelta os enviaré un detalle de las inversiones y el destino del dinero que llevamos para el Proyecto Isabelinha.

Hoy quiero compartir con vosotros otro Cuentecillo. Lo releí el otro día y, aunque es conocido, siempre te dice algo nuevo… ummm, como todos los cuentos. Éste trata, ni más ni menos, sobre el Sentido de la FELICIDAD.

Aquí os lo dejo. Como siempre, espero que os guste y os toque en algo.

Un abrazote, de los que nos hacen ser más FELICES

Fer

El SECRETO DE LA FELICIDAD

Un rico mercader envió a su hijo a aprender el secreto de la Felicidad junto al más sabio de todos los hombres. El muchacho anduvo 40 días por el desierto, hasta llegar a un hermoso castillo, en lo alto de una montaña. Allí vivía el sabio que el muchacho buscaba.

Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, el chico entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas que conversaban por los rincones, una pequeña orquesta tocando suaves melodías y había una mesa cubierta con los platos más deliciosos de aquella región del mundo. El sabio conversaba con todos y el muchacho tuvo que esperar dos horas para ser atendido.

El sabio escuchó con atención el motivo de la visita del muchacho, le dijo que en aquel momento no tenía tiempo de explicarle el secreto de la felicidad, pero le sugirió que se diese un paseo por su palacio y volviera al cabo de dos horas.

Mientras tanto, “quiero pedirte un favor” concluyó el sabio, entregando al muchacho una cucharilla en la que dejó caer dos gotas de aceite, “mientras vas caminando, lleva esta cucharilla sin dejar que se derrame el aceite”.

El muchacho comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio, manteniendo siempre los ojos fijos en la cucharilla. Al cabo de las dos horas, volvió a la presencia del sabio.

Entonces preguntó el sabio:

– “Has visto las tapicerías de Persia que hay en mi comedor?”

– “Has visto el jardín que el maestro de jardineros tardó cien años en plantar?”

– “Te has fijado en los bellos pergaminos de mi biblioteca?”.

El muchacho, avergonzado, confesó que no había visto nada. Su única preocupación era no derramar las gotas de aceite que el sabio le había confiado.

El sabio le respondió

– “Vuelve y conoce las maravillas de mi mundo, pues no puedes confiar en un hombre si no conoces su casa”.

Ya más tranquilo, el muchacho cogió la cucharilla y volvió a pasear por el palacio, fijándose esta vez en todas las obras de arte que pendían del techo y de las paredes. Vio los jardines, las montañas en derredor, la delicadeza de las flores, la exquisitez con que cada obra de arte estaba colocada en el lugar adecuado. Al regresar al lado del sabio, relato con por menores todo lo que había visto.

Pero, “dónde están las dos gotas de aceite que te confié?” preguntó el sabio.

Mirando hacia la cucharilla, el muchacho se dio cuenta de que las había derramado.

“Pues ese es el único consejo que te puedo dar” (Dijo el más sabio de los sabios)

“El secreto de la felicidad esta en mirar todas las maravillas del mundo y no olvidarte nunca de las dos gotas de aceite de la cucharilla”.

_____________________________________________________

Pues eso… a vivir la vida, a disfrutar, a maravillarnos, pero sin olvidarnos de esas “gotas de aceite” que cada uno llevamos dentro.

Ummm…. cuáles son tus gotas de aceite??

Abrazote,

Fer

9 pensamientos en “La Felicidad…

  1. Fernando gracias por tu calurosa Bienvenida!!!….

    Te envío mis mejores deseos y espero poder aportar mi grano de arena a tu hermosa labor.

    Abrazos!!

    Me gusta

  2. Queridísima Alexandra,

    Gracias por tus palabras… Como decimos aquí, por España, me pongo “coloraó” de leerlas, jeje.

    Respondiendo a tu pregunta, decirte que no hay ningún “grupo” apoyando como tal, pero sí hay muchísmas personas participando, aportando, dejando sus comentarios y llenando este Odre que; al fin y al cabo, es de TODOS y de TODOS LOS LUGARES.

    Bienvenida!!

    Abrazote fuerte,

    Fer

    Me gusta

  3. Apreciado Fernando.

    Soy orgullosamente Colombiana!!…vivo en Bogotá y últimamente visito mucho tu página. la que siempre está llena de AMOR, APRENDIZAJE y FELICIDAD. Parece ser que eres un ÁNGEL….de Internet, pero igual un ángel….Me encanta tu obra….es sencillamente EXTRAORDINARIA….por favor déjame saber si en mi país existe algún grupo apoyándote en esa hermosa labor….me gustaría participar en ella.

    Un abrazo!!

    Alexandra C.

    Me gusta

  4. Carlos !!!

    Queridísimo compañero del Camino de Santiago… Qué gran alegría verte por aquí !! Se te echa de menos por España. A ver cuándo una visita a Madrid, donde ya sabes que tienes tu Casa.

    Gracias por tu compartir.

    Un abrazo enooorme que te llegue hasta Brasil,

    Fer

    Me gusta

  5. ¡¡Me gusta mucho el cuento¡¡ me apasiona la búsqueda paso a paso de la felicidad, es cierto que mis lentillas están muchas veces borrosas y el aceite puede ser losas, pero entiendo que es parte del camino inequívoco para el hombres.

    Gracias por tus reflexiones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s