Pasito a Paso…

Hola a Todos, Paz y Bien

Tortuga MomoEl otro día Eli, una buena amiga Sevillana, me pedía si podía volver a enviarle un cuento que, cito textualmente: “Era sobre un barrendero, decía que si un barrendero mira hacia arriba y ve toda la calle por barrer siempre le parecerá un mundo, pero que si sólo mira aquel pequeño sitio que estaba barriendo, poco a poco la calle se terminaría mucho antes….algo así

Esta historia forma parte de “Momo” y es un trocito que me gusta mucho, mejor dicho, que me encanta… de cómo las cosas hay que hacerlas poquito a poco.

Eli, aún con un poco de retraso, espero que todavía te llegue a tiempo el cuento.

Un abrazo fuerte a todos… de los que se dan, y se sienten, poquito a poco.

Fer

Pincha en “Continuar Leyendo” para ir al Cuento

.

“Beppo Barrendero vivía en una casita que él mismo se había construido con ladrillos, latas de desecho, y cartones. Cuando a Beppo Barrendero le preguntaban algo se limitaba a sonreír amablemente, y no contestaba. Simplemente pensaba. Y, cuando creía que una respuesta era innecesaria, se callaba. Pero, cuando la creía necesaria, la pensaba mucho. A veces tardaba dos horas en contestar, pero otras tardaba todo un día. Mientras tanto, la otra persona había olvidado su propia pregunta, por lo que la respuesta de Beppo le sorprendía casi siempre.

Cuando Beppo barría las calles, lo hacía despaciosamente, pero con constancia. Mientras iba barriendo, con la calle sucia ante sí y limpia detrás de sí, se le iban ocurriendo multitud de pensamientos, que luego le explicaba a su amiga Momo:

Calle Larga-Ves, Momo –le decía, por ejemplo-, las cosas son así: a veces tienes ante ti una calle larguísima. Te parece terriblemente larga, que nunca crees que podrás acabarla. Miró un rato en silencio a su alrededor; entonces siguió:

-Y entonces te empiezas a dar prisa. Cada vez que levantas la vista, ves que la calle no se hace más corta. Y te esfuerzas más todavía, empiezas a tener miedo, al final estás sin aliento. Y la calle sigue estando por delante. Así no se debe hacer.

Pensó durante un rato. Entonces siguió hablando:

-Nunca se ha de pensar en toda la calle de una vez, ¿entiendes? Sólo hay que pensar en el paso siguiente, en la siguiente barrida. Nunca nada más que el siguiente. Volvió a callar y a reflexionar, antes de añadir:

-Entonces es divertido; eso es importante, porque entonces se hace bien la tarea. Y así ha de ser. Después de una nueva y larga interrupción, siguió:

-De repente se da uno cuenta de que, paso a paso, se ha barrido toda la calle. Uno no se da cuenta cómo ha sido, y no se está sin aliento.

Asintió en silencio y dijo, poniendo punto final:

-Eso es importante.

Michael Ende (Momo)

_____________________________________-

Qué interesante, verdad? Sólo hay que pensar en el paso siguiente y, de repente, uno se da cuenta que, paso a paso, se ha barrido toda la calle…. Que, paso a paso, se ha conseguido el objetivo que parecía tan lejano; Que, paso a paso, se ha solucionado ese gran problema que parecía interminable; Que, paso a paso, vamos haciendo nuestra vida… pero siempre, paso a paso.

Abrazotes a todos,

Fer

Anuncios

4 pensamientos en “Pasito a Paso…

  1. Hola Fer,

    Me encanta Momo!! Me encanta!! Es un libro que, por muy mayor que se sea, te lleva siempre a la infancia y te hace pensar en cómo vivimos nuestro Tiempo.

    Yo estuve obsesionado por los hombres grises. ¿Cómo serían los hombres grises?

    Fer, me quedo con lo que dices al final: “Sólo hay que pensar en el paso siguiente y, de repente, uno se da cuenta que, paso a paso, se ha barrido toda la calle…”

    Yo, muchas veces, no sólo pienso más allá del paso siguiente, sino que, muuuuchas veces, voy pensando ya en el final del recorrido, en la meta y me pierdo el disfrutar del paso a paso, del día a día, del momento.

    Son buenas fechas éstas para tomar un respiro, parar un poquito el ritmo e intentar hacer las cosas paso a paso.

    Un fuerte abrazo

    Tomás

    Me gusta

  2. Holaaa!!!! jo, gracias!!!! de mi parte y de parte de mi amiguilla para la que queria el cuento… se lo expliqué más o menos y ya le sirvió, osease q con esto va a alucinar. Gracias fer!!! eres un solete bichito!!! un besote de rudi, =)

    Me gusta

  3. Buenos días Fer!!!

    Pasito a paso nos vas llevando hasta el viernes!!! jiji.

    María José, a mi me pasa como a ti. Cuando leí Momo, hace ya muuuuuuuchos años, veía a todos los barrenderos del barrio como si fueran “Beppo el Barrendero” y me fijaba en cómo barrían las calles, si lo hacían despacito, tomándose su tiempo.

    Después decidí hacer yo las cosas despacito y, entonces, comía muy despacito, masticando todo mucho, saboreando la comida; andaba muy despacito, pasito a paso. Incluso respiraba muy despacito, intentando saborear también el aire que entraba en mi cuerpo, pero, como podréis imaginar, eso me duró muy poco, creo que sólo un día, jijiji. Lo que sí me quedó grabado es el hecho de que al final todo llega, poco a poco lo bueno llega, los trabajos se realizan y la penas se pasan… poco a poco.

    GRACIAS por devolverme un ratito a mis recuerdos. Hoy, en recuerdo, comeré muy, muy despacito, jijiji

    Un beso grande.

    Meli

    Me gusta

  4. HOLA FER! Momo….qué precioso libro!!!!……acabo de llegar a casa y leer a Beppo el barrendero me ha hecho volver a la infancia y acordarme de como después de leer el libro yo me fijaba más en los barrenderos!!

    En fín que me ha encantado, gracias!!! y tomo nota del paso a paso y esa calle que al final se ha barrido entera :)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s