Va de Cuentos…

Hola a Todos, Paz y Bien

Por fin es Viernessss!!!! Por fin!! Por fin!!

La FelicidadQué tal os ha ido la semana? Espero que muy bien. La mía, que empezó muy bien, no ha terminado todo lo bien que yo hubiera querido, pero…

He tenido unos días bastante liados, tanto que llevo una semanita, o más, sin escribir en el Blog y ya he comenzado a tener mensajes vuestros preguntándome que dónde me he metido, jeje.. Gracias. Es una gozada sentirse añorado!!!

.

Esta semana ha sido de “lectura”. He terminado de leer el libro “La Crisis Ninja“, de Leopoldo Abadía, que, sin lugar a duda, OS RECOMIENDO. Es un libro super interesante, que explica la situación actual de una forma clara y fácil de entender. Un libro con realidad y con valores, ojo! Con valores… si podéis no dejéis de leerlo. A ver si saco tiempo y hago una entradita sobre algún comentario del libro que, ya os digo, merece la pena.

También he estado releyendo algunos cuentecillos, de los míos, de los de “Tradición”, que tenía por casa y que hoy quiero compartir con vosotros.

El de hoy:

El Tallador de Lápidas

Dónde buscamos la Felicidad??? Dónde buscas la Felicidad??? Difícil respuesta, lo sé… Yo sé donde la busco, pero muchas veces me desvío e intento buscarla en los sitios más insospechados y, claro está, al final ahí no la encuentro…

Aquí os dejo el cuento y la pregunta. Espero que os guste y os toque en algo.

Un fuerte abrazo… de los que llenan de “Felicidad”

Fer

.

Pincha en “Continuar Leyendo” para ir al Cuento.

.

EL TALLADOR DE LÁPIDAS

El TalladorHabía una vez un hombre que cortaba y tallaba rocas para hacer lápidas. Se sentía infeliz con su trabajo y pensaba que le gustaría ser otra persona y tener una posición social distinta.

Un día pasó por delante de la casa de un rico comerciante y vio las posesiones que éste tenía y lo respetado que era en la ciudad. El tallador de piedras sintió envidia del comerciante y pensó que le gustaría ser exactamente como él, en lugar de tener que estar todo el día trabajando la roca con el martillo y el cincel.

Para gran sorpresa suya, el deseo le fue concedido y de este modo se halló de pronto convertido en un poderoso comerciante, disponiendo de más lujos y más poder de los que nunca había podido siquiera soñar. Al mismo tiempo, era también envidiado y despreciado por los pobres y tenía igualmente más enemigos de los que nunca soñó.

Entonces vio a un importante funcionario del gobierno, transportado por sus siervos y rodeado de gran cantidad de soldados. Todos se inclinaban ante él. Sin duda,  era el personaje más poderoso y respetado de todo el reino. El tallador de lápidas, que ahora era comerciante, deseó ser como aquel alto funcionario, tener abundantes siervos y soldados que lo protegieran y disponer de más poder que nadie.

De nuevo le fue concedido su deseo y de pronto se convirtió en el importante funcionario, el hombre más poderoso de todo el reino, ante quien todos se inclinaban. Pero el funcionario era también la persona más temida y más odiada de todo el reino y, precisamente por ello, necesitaba más cantidad de soldados para que lo protegieran.

Mientras tanto el calor del sol le hacía sentirse incómodo y pesado. Entonces miró hacia arriba, viendo al sol que brillaba en pleno cielo azul y dijo: “¡Qué poderoso es el sol! ¡Cómo me gustaría ser el sol!”.

Antes de haber terminado de pronunciar la frase se había ya convertido en el sol, iluminando toda la tierra.

Sol y NubesPero pronto surgió una gran nube negra, que poco a poco fue tapando al sol e impidiendo el paso de sus rayos. “¡Qué poderosa es esa nube! –pensó- ¡Cómo me gustaría ser como ella!”. Rápidamente se convirtió en la nube, anulando los rayos del sol y dejando caer su lluvia sobre los pueblos y los campos.

Pero luego vino un fuerte viento y comenzó a desplazar y a disipar la nube. “Me gustaría ser tan poderoso como el viento” –pensó- y automáticamente se convirtió en el viento.

Pero aunque el viento podía arrancar árboles de raíz y destruir pueblos enteros, nada podía contra una gran roca que había allí cerca. La roca se levantaba imponente, resistiendo inmóvil y tranquila a la fuerza del viento. “¡Qué potente es esa roca! ¡Cómo me gustaría ser tan poderoso como ella!”, se dijo.

Tallador de RocasEntonces se convirtió en la roca, que resistía inamovible al viento más huracanado.

Finalmente era feliz, pues disponía de la fuerza más poderosa existente sobre la tierra.

Pero de pronto oyó un ruido, un tímido Clic, clic, clic. Un martillo golpeaba un cincel, y éste arrancaba un trozo de roca tras otro.

“¿Quién podría ser más poderoso que yo?”, se dijo molesto, y mirando hacia abajo la poderosa roca vio… a un hombre que hacía lápidas.

____________________________________________________

Vaya, muchas veces buscamos ser felices en tantos sitios que olvidamos que la Felicidad puede estar en nosotros mismos, en nuestra forma de ser, en nuestros talentos, en nuestro trabajo, en nuestra casa, en…..

Qué, dónde está tu Felicidad????

Un abrazo muy fuerte a todos

Besos

Fer

7 pensamientos en “Va de Cuentos…

  1. Buenas Noches a Todos,

    Antes de irme a la camita me ha dado por entrar el tu Blog… y me he encontrado con la historia del Tallador de Lápidas. Qué bonita!!

    Dónde busco yo la Felicidad?? Pues… no sabría muy bien decir dónde en concreto, porque la busco en muchos sitios: en mi familia, en mis amigos, en mi trabajo.

    Dónde la encuentro?? Pues en mi familia, en mis amigos, en mi trabajo y también en lugares inesperados: en el cine, en la calle, leyendo un libro.

    Hay veces que no la encuentro en ningún sitio y otras veces la encuentro en todos lados… Ahora mismo la acabo de encontrar, jiji.

    Un besin Fer.

    Gloria

    Me gusta

  2. Buenas noches!

    A mi también me está resonando el Clic, Clic, Clic del Blog, jijiji.

    Antes de nada Fer, es una alegría ver que hay otro Fernando Mosteiro por el Mundo… ufff, como sea igual que tú, en México tienen que estar revolucionados, jijiji. Encantada FERMOS.

    Yo soy de las que piensa que progresar en la vida es bueno, está bien, pero muchas veces intentamos progresar sólo por ser como los “otros” y ahí está el error. En nuestro progresar, en nuestros cambios, no debemos de dejar de ser nosotros mismos.

    Un beso enorme Fer.

    Meli

    Me gusta

  3. Buenas tardes Fer,

    Qué sorpresa me he llevado al ver a otro “Fernando Mosteiro” en el Blog… pero esta vez desde México. Supongo que es tu Tío ¿verdad?

    Bonito cuento. Creo que a todos nos ha llamado la atención el Clic, Clic, Clic del martillo y el cincel. El Clic, Clic, Clic del Corazón diciendo: Eh, Qué estoy aquí!!

    Sabes, yo últimamente oigo el Clic, Clic, Clic cada vez que entro en el Blog y leo las entradas, los comentarios de los compañeros… Clic, Clic, Clic.

    Un abrazo grande “hermanito”.

    Tomás

    Me gusta

  4. Buen Lunes “Odreros”,

    Ferrrrr, yo sí que llevo unos días de no parar!!!!!!

    Ha sido una alegría regresar a casa y, tranquilamente, con un buen cafecito en la mano que me deja libre el ratón del ordenador, leer correos atrasados y visitar el Blog.

    Me han encantado las entradas de los Dones, la de Patch Adams por descontado… Qué recuerdos!! Todos deberíamos llevar un “Payaso” dentro y los que ya somos “Payasetes” pues tendríamos que llevar dos.

    ¿Dónde buscar la Felicidad? Uffff… Ni idea. Sólo sé que la Felicidad llega aún sin buscarla. La Felicidad llega en el momento menos esperado y también en el más esperado.

    La Felicidad llega cuando te paras a oír el Clic, Clic, Clic… de la vida.

    Un abrazo enorme hermanito,

    Clown

    Me gusta

  5. Hola Fer,

    ¡¡Qué cuento más chulo!! Me ha gustado mucho. Me he sentido muy identificada cuando la gran roca oye el Clic, Clic, Clic, del tallador y su cincel.

    Muchas veces andas de aquí para allá buscando mejores cosas o como dice tu Tío, pensando que la vaca del vecino es mejor que la nuestra, y de pronto un Clic, Clic, Clic te despierta, te coloca y te hace ver que todo tiene su sentido y su valor.

    Un beso fuerte Fer,

    Anita

    Me gusta

  6. Hola: Paz y bien para todos.

    Fernando, aunque son ocas veces las que respondo a los temas que presentas, te cuento, no me quedo sin participar de ninguno, tosdos tienen mucho sentido que uno puede asimilar.
    El tema que hoy nos regalas, es muy cierto, los que no temos una meta bien fija, que nonos flaquee la voluntad (LA FÉ) siempre pensamos que la vaca del vecino da mejor y mas sabrosa la leche que la nuestra.
    Pero nunca nos detenemos a pensar, que cuidados, que alimento, que atención le dedica el vecino para que esa leche sea más rica, mas sabrosa.
    Asta luego sobrino, aquí sigo con mi luz encendida al lado de esta camilla.

    Un fuerte y cariñoso abrazo.

    FERNANDO MOSTEIRO GIL Desde méxico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s