Los siete zapatos sucios…

Hola a Todos, Paz y Bien

Cómo va el inicio de “Septiembre”? Por los calores, al menos en Madrid, parece que aún estemos en pleno verano, pero… ummm, la gente, el movimiento, los coches, las prisas… nos marcan ya el inicio del nuevo Curso.

Yo sigo con mi librito “Y si Obama fuera Africano“, del magnífico escritor mozambicano Mia Couto. En esta ocasión quiero compartir con vosotros otro de los pequeños relatos del libro, esta vez: “Los siete zapatos sucios“.

En este relato Mia Couto, buen conocedor del País, de su historia, de su gente, de su cultura y costumbres; enumera los “siete zapatos sucios” que Mozambique debería dejar atrás, para pasar a ser un País moderno.

Hechicero en Chiúre (Fer Mosteiro-2.008)

Hechicero en Chiúre (Fer Mosteiro-2.008)

Aquí os los dejo… fijaros, porque Mia Couto habla de unos “zapatos sucios” que, para evolucionar, tendría que dejar atrás Mozambique: un País del Tercer Mundo, en un contexto muy concreto y con una cultura muy especial, como es la Africana… Aún así, creo que muchos Países de este Primer Mundo se los podrían aplicar, ummmm, incluso el nuestro.

A ver qué os parece a vosotros.

Un fuerte abrazo… de los que se dan igual en cualquiera de los “mundos”,

Fer

Pincha en “Continuar Leyendo” para ir a los Zapatos Sucios de Mia Couto

.

.

“Los Siete Zapatos Sucios”

(Por Mia Couto)

.

No podemos entrar en la modernidad con nuestra actual carga de prejuicios. En la puerta de la modernidad nos tenemos que descalzar. Yo conté “Siete Zapatos Sucios” que necesitamos dejar en la entrada de la puerta de los nuevos tiempos. Sin duda habrá muchos más, pero tenía que escoger y Siete es un número mágico.

Primer Zapato: “La idea de que los culpables siempre son los otros”.
Segundo Zapato: “La idea de que el éxito no nace del trabajo”
Tercer Zapato: “El prejuicio de que quien critica es un enemigo”
Cuarto Zapato: “La idea de que cambiando las palabras se cambia la realidad”
Quinto Zapato: “La vergüenza de ser pobre y el culto a la apariencia”
Sexto Zapato: “La pasividad inoperante ante la injusticia”
Séptimo Zapato: “La idea de que para ser modernos hay que imitar a otros”.

Mia Couto

______________________-

El Relato de Mia Couto es mucho más largo que la enumeración de “Zapatos” que yo os he puesto. En el Relato Mia Couto va explicando con fuertes argumentos, desde su posición de investigador y, también, como Mozambicano que es, el porque de quitarse esos “Zapatos Sucios” y, realmente, es una explicación muy interesante.

Por ejemplo, me llamó la atención el “Segundo Zapato”. Mia Couto, reflexiona sobre cómo en la Cultura de Mozambique está implantada la creencia de que las cosas sucenden porque tienen que suceder; es decir, si tienes suerte en la vida, si la vida te trata bien, no es porque te hayas esforzado, hayas trabajado duro… es porque tenía que ser así. Un buen zapato a dejar en la puerta, verdad?

Qué, a que os entra el pie en alguno de los Siete Zapatos que enumera Mia Couto? A mi me entra en más de uno, jeje… A que muchos de los países de este Primer Mundo, ya inmersos en la modernidad, deberían también salir y dejar sus zapatos sucios en la entrada? Qué opináis?

Abrazotes,

Fer

21 pensamientos en “Los siete zapatos sucios…

  1. El cuarto zapato esta justo a mi medida, lamentablemente.
    Enncontre este sitio buscando una definición a fondo sobre la personalidad de una persona y que indican traer unos zapatos sucios, me parece algo raro lo que buscaba, pero encontré este pequeño mensaje y creo que me ah ayudado mucho.

    Me gusta

  2. ¡que duro! Me parece que a mi país (Mèxico), y a muchos de Latinoamérica, lo que nos tiene mal es el sexto, junto al primero… que hace un estupendo trio con el séptimo. Personalmente, me falla el primero, y me cuesta mucho quitármelo. Dios! últimamente, me la pones bien difícil, recién salgo de la reflexión del euro diario, y luego éste… no sé cual me deja mas pensativa… Un abrazo, y gracias por evangelizar de tal manera, mira que me hacía falta…

    Me gusta

  3. ¡Qué bueno Fer!

    No se puede entrar en la modernidad, ni en casa, ni en el trabajo, ni en un nuevo día, con esos zapatos sucios.

    Una buena reflexión para cada mañana, ver si los zapatos que nos ponemos están limpios o están manchados.

    Abrazos.

    Me gusta

  4. Unos días sin leer el correo y me encuentro con este estupendo relato.

    A mi el séptimo zapato me entra a las mil maravillas.

    Hay veces que me paro, pienso y me lo quito, pero siempre suele pasar a mi lado alguien con un “septimo zapato” limpito y reluciente y me digo: Qué chulada. Yo quiero un zapato como ese. Seguro que si llevo un zapato así triunfaré sin esfuerzo… me cogen las prisas, no pienso y me lo vuelvo a calzar.

    Gracias por hacerme parar para descalzarme el “zapato”.

    Abrazos,

    Gerar

    Me gusta

  5. Hola Fer,

    Yo como Mª José me estoy poniendo al día de todas tus entradas, que llevo unas cuantas de retraso.

    Me ha gustado mucho la reflexión que hacías sobre el texto de los zapatos. Con tu permiso, y el de Mia Couto (por si nos está leyendo, que nunca se sabe) la utilizaré mañana en la Universidad.

    Si cualquier partido político tuviese este siete zapatos como programa electoral y, lo más importante, los llevara a cabo, ese país saldría adelante sin lugar a dudas.

    Yo me aplico todos, no al mismo tiempo, pero me aplico todos. Hay días que me cambio dos y tres veces de zapatos sucios. Otros días mezclo el Zapato uno con el Zapato dos. Tendré que proponerme el dejarlos en la puerta de casa, o, tal vez, hacer un esfuerzo personal y “limpiarlos”.

    Un abrazo grande

    Me gusta

  6. Oye Fer. creo que todos los zapatos los tenemos que dejar pero la frase del tercer zapato es muy fuerte y esta muy arraigado en muchas de las personas que consozco pues no admiten una critica o comentario porque piensan que estas en contra de ellos y te conviertes en sus enemigos, cuando muchas veces las criticas y comentarios son para beneficio.

    Aclaro yo calzo los siete zapatos, pero primero Dios, ire dejando cada uno en la entrada de la puerta.

    Saludos y gracias por tu ministracion, que Dios te bendiga.

    David Flores de Mexico

    Me gusta

  7. Hola Fer y amigos: Me encanta cambiar siete zapatos sucios… por otros reales y de cambio hacia el respeto a los otros, para hacer el camino juntos hacia la meta que es la vida de Jesus de Nazaret…Me ayuda a comenzar bien el Curso. Os lo deseo muy feliz a todos los amigos de odres nuevos.

    Me gusta

  8. Hola Fer,

    Me están gustando mucho los textos que pones de Mia Couto. El de hoy es una maravilla. Yo me quedo con el Cuarto Zapato, pensar que cambiando las palabras cambia la situación. Recuerdo un dicho que había en Canadá, donde pasé unos años, que decía algo así como: “Cambiar el envoltorio no hace que el pastel sea comestible”. A mi esto me parece muy cierto, porque muchas veces lo que hacemos es cambiar las palabras esperando que con ello, cambie automáticamente la situación o el problema. Yo me quitaría ese zapato. Intentaré no sólo cambiar el envoltorio, sino cambiar también los ingredientes del pastel.

    Un fuerte abrazo desde tierras Alemanas.

    Me gusta

  9. Hola Fer.
    Que bueno que reflexionas sobre los zapatos, muchos no los vemos mas que cuando nos levantamos y algunas veces ni entonces.
    Cuando estamos fastidiados o con mucho trabajo hasta decimos a quien le importa Africa, a quien le importan los demas, nuestra pasividad ante la injusticia es tal, que solo nos importamos nosotros, debemos empezar por nosotros, para sensibilizarnos ante los demas, ¿como nos gustaria que nos trataran los demas?, el primer mandamiento nos dice que debemos AMAR a Dios y a nuestro projimo como a nosotros mismos, ¿que sera eso de AMAR?

    Me gusta

  10. Hola Fer.
    Acabo de llegar del Paraguay y también esto le vendría bien a la realidad que he encontrado allí.

    También pienso en el zapato 2 y en que es algo de nuestra “cultura actual”. Y si no, piensa en tanto personaje que sale en los medios de comunicación que sirven de modelo a nuestra sociedad. Se nos enseña a confiar en un golpe de suerte más que en el esfuerzo y el trabajo. Diariamente. Por todas partes.

    No estoy del todo de acuerdo con el cuarto zapato. Cambiar las palabras no cambia la realidad en sí pero es el primer paso para hacerlo. Decirle a otra persona lo que te gusta de ella es el camino para el encuentro sincero. Cambiar nuestro modo de ver las cosas y verbalizarlo si que comienza a cambiar la realidad. Por ejemplo llamar a los defectos oportunidades de mejora cambia la perspectiva de lo que debo hacer.

    El zapato que habría que dejar es la manipulación y perversión del lenguaje como herramienta para crear nuevas realidades aunque estas sean injustas. Ejemplo: aborto = salud sexual y reproductiva.

    Un abrazo.

    Me gusta

  11. HOLA!!! YA ME HE PUESTO AL DÍA :) me alegro que todo haya ido bien y hayáis vuelto tan contentos. Ya veo que te has aficionado a Mia Couto, si ya te lo recomendaba yo el verano pasado!!, así que podemos intercambiar libros!!, no sé, tiene una forma diferente de contar las cosas y está muy comprometido con la realidad de su país.

    Nos vemos pronto, un abrazo y bienvenidos

    Me gusta

  12. Puffff

    Yo me tendria que quitar los 7 zapatos, empezando por el primero y acabando por el último.

    Que facil es echar la culpa al otro y no saber decir lo siento cuando el culpable soy yo.

    Que facil es deir que lo haga otro y que dificil ponerse en marcha.

    Que facil sentir cerca al enemigo y que dificil reconocer al AMIGO y pensar que lo que te dicen es por el amor que sienten por ti.

    Que facil juzgar por la clase social, raza, trabajo… y que dificil ver y reconocer lo que hay detras.

    Que facil es mirar al otro y decir y sentir envidia e ir a por lo crees que te falta, sin distinguir si de verdad es lo que necesitas y si es bueno para ti.

    Que dificil es quitarse los zapatos sucios y más cuando crees que estan limpios.

    Muchas gracias por hacer que vea la suciedad de mis zapatos

    Un beso a todos

    Me gusta

  13. Pienso en el gesto de “descalzarse para entrar”, en terreno sagrado, no en la modernidad. (Que entendida como desarrollo es muy importante claro).
    Mi oración de esta mañana, está siendo meditar qué zapatos tengo que dejar atras para entrar en la VIDA plena. De la que hablaba Jesús (y tantos otros).
    Por supuesto el creer que se avanza en soledad. Con mis fuerzas. Es necesario entrar descalzos en el camino de la comunidad, que avanzamos juntos, a paso de hombre, y sin pisar a nadie.
    También el zapato de la eficacia obligada. De los objetivos que nos fijamos, que lleva a la prisa o la frustración y que otros y otras cosas se nos pongan “en medio” de nuestra eficacia. Quiero descalzarme también de eso. Vivir desde lo mejor que hay en mí, buscar lo mejor y hacerlo lo mejor posible, sin ansiedad, sin agobios, abiertos a quien se nos ponga delante y a los acontecimientos que no buscaba y me encuentro. Con todo el amor. Un abrazo Fer. Este verano fue muy bonito en Pueblo. Te contaremos.

    Me gusta

  14. Si Fer, tenés mucha razón caben rebien para la Argentina también pero también caben para algunas actitudes nuestras que formamos parte de cada país. Lo bueno poder pensarlo. Un abrazo.

    Me gusta

  15. A todos Paz y Bien.

    Acabo de coger el calzador y me he puesto en un pie el Primer Zapato: “Los culpables son siempre los otros”, y en el otro pie el Quinto Zapato: “La vergüenza de ser pobre y el culto a la apariencia”. ¿Qué te parece Fer?

    Qué fácil me resulta, cuando algo no sale bien, cuando en casa algo no va bien, cuando entre los “hermanos” algo no encaja bien, aplicarme el Primer Zapato: “Yo lo hago todo bien y si algo va mal es porque los otros lo hacen mal”. Si en ese momento, como dice Antonio, bajara la mirada y viera que llevo puesto el Primer Zapato… cuantas cosas cambiarían en mi, en mi casa, en mi Comunidad.

    Por otro lado, para ser Franciscano, lo que me cuesta aceptar la pobreza. No hay ninguna vergüenza en ser pobres, no hay ninguna vergüenza en no tener la mejor cámara, no tener el mejor de los ordenadores, no tener el mejor de los móviles, no tener el último libro de ese autor que tanto me gusta… no tener… no tener…. si volviera a mirar a mis pies y viera que llevo puesto el Quinto Zapato, la vergüenza sería darme cuenta de todo lo que ya tengo.

    Un abrazo ENORME, por estos zapatos que me acabas de quitar Fer.

    Fray Luis

    Me gusta

  16. Me posiciono en el Sexto, por un tema no acción por la acción, sino más bien de palabra, pienso que puede eso estar dirigido a los que les gusta el movimiento de revolución activa y yo soy pasiva, del sitting (si se escribe así), de escribir cartas reclamos, llamadas telefónicas, entre otras, buscar, moverme en el anonimato. Cada uno debe tener un zapato que ponerse, pero reconcer cual zapato le corresponde a uno, ¡uf! buena pregunta, también me posiciono en el Tercer Zapato, la tolerancia frente al que emite un juicio, lo que de pronto me pasa frente al comentario, sí también.
    Muy de acuerdo en dejar los zapatos sucios, los cambios son lentos pero suceden. El que considero más usado son el cuarto y el séptimo, cuando los que gobiernan disfranzan las cosas con palabras bonitas, no asumen sus inoperancias y dejan la embarrada; la hipocrecia, la falsa modestia, arrimarse a ideales ajenos y que no están de acuerdo a su forma, pero por conveniencia todo es posible. En todo tipo de esferas.
    Es un muy buen tema, te hace reflexionar y darte cuenta que muchas veces nos ponemos esos zapatos sucios, es hora de limpiarlos, lavarlos, lustrarlos, si es posible.
    Podemos siempre provocar cambios. Primero desde mí interior y luego mi exterior.
    Abrazos fuertes y poderosos.

    Me gusta

  17. Muy buena, sí, muy buena reflexión Fer.

    Yo casi diría que en España nos entran los Siete Zapatos. A mi, también me entrarían unos pocos, ya ves.

    Aunque siempre te lo digo, gracias por estas reflexiones.

    Un abrazo.

    Me gusta

  18. Gracias por esta (y tantas otras) reflexiones, Fer.
    Es para mirarse los pies de vez en cuando, a ver qué llevamos puesto.
    Y algunos de esos zapatos calzan muy bien en determinados ámbitos.
    El cuarto a veces anda entre los caminos de grupos religiosos, gente que busca espiritualidad… Pensar que llamando a las cosas de otra forma, desaparecen los problemas. En vez de intentar encontrar su verdadero nombre, para solucionarlas.
    Y el sexto, uff… porque hay muchas maneras de ser pobre, y preferimos “mantener el tipo” (Como decía una vez Miguel, ¿alguien ha visto a un predicador decir: “pues sobre esto no sé qué decir…”?)
    Un abrazo fuerte
    Antonio

    Me gusta

  19. Excelente reflexión Fer, creo que a todos nos viene más de un zapato y deberíamos esforzarnos por quitárnoslos nosotros mismos y como consecuenica quitárselos a nuestros respectivos países, en mi caso México.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s