¿Qué pinta Dios hoy? – Fernando Cordero

Ya está aquí el nuevo libro de mi queridísimo Fernando Cordero Morales: “¿Qué pinta Dios hoy?” Una alegría y un orgullo enorme haber hecho el prólogo.

No dejéis de buscar el libro de Fernando, pues, sinceramente, merece mucho la pena. Os va a encantar.

Prologar un libro donde el autor destina todos sus beneficios a labores sociales y de pastoral en los suburbios de Manila (Filipinas) es ya, de por sí, un orgullo. Si ese libro va acompañado de un dibujo en la cubierta de mi queridísimo Fano es, además, una gran alegría. Y si a todo esto le sumamos que el autor del libro es mi gran amigo Fernando Cordero, entonces, como dice el anuncio… Esto no tiene precio.

El título que da Fernando al libro es una pregunta que todos nos hemos hecho en algún momento de nuestra vida, incluso, pudiera ser que alguno se la esté planteando en estos momentos: ¿Qué pinta Dios hoy? Aunque, quizá, también pudiera ser que nunca te hayas hecho esta pregunta, con lo cual te invito a que antes de iniciar la lectura de este libro te tomes un momento y pienses: ¿Qué pinta Dios hoy? ¿Qué pinta Dios hoy… en nuestra sociedad? ¿Qué pinta Dios hoy… en tu vida?

Quiero enlazar este título/pregunta con una metáfora referida al fútbol que utiliza Fernando Cordero en las primeras páginas: «Si no hay ocasiones, no hay goles» y es que, muchas veces, no encontramos ocasiones, no encontramos los momentos para hacernos estas preguntas ¿verdad? Y… «Si no hay preguntas, no hay respuestas».

Una de las cosas que Fernando Cordero nos transmite a lo largo del libro es la necesidad de crear entornos propicios para que se susciten estas preguntas y, lo más importante, crear, suscitar, motivar estos entornos desde la realidad en que vivimos hoy en día, desde nuestras realidades.

Con este libro Fernando Cordero pone en nuestras manos ese momento, ese entorno necesario para reflexionar, para pensar, para que se susciten preguntas y surjan respuestas. O siguiendo con el símil futbolístico, pone en nuestras manos una gran oportunidad de gol.

Y no solo nos da algo tan necesario como el espacio y el momento para reflexionar, sino que, además, nos da un montón de recursos, de citas, de historias, de orientaciones, de pensamientos y de experiencias propias vividas en primera persona, que dan cercanía y autenticidad a lo que nos presenta… y es que, como decía Albert Einstein: «El ejemplo no es la mejor forma de enseñar, es la única».

Se nos invita a leer el libro como exploradores, con ganas de sorprenderse, de aprender, y no como turistas que lo llevan todo atado y bien atado sin salirse ni unos metros de la ruta premarcada en el mapa. Muchas veces vamos por la vida con todo tan organizado que es imposible que nada nos sorprenda, porque no nos dejamos sorprender.

Mi consejo es que te metas en este libro como un aventurero, arriesgando en la búsqueda, sin tener ya prefijadas respuestas o expectativas, simplemente dejándote sorprender cada vez que pases las páginas.

Tienes en tus manos un libro de los que se leen más de una vez, de los que se subrayan y a los que se les hacen anotaciones en los márgenes, pero, sobre todo, tienes en tus manos un libro «actual», con inquietudes y temas de hoy: desde la misión compartida, pasando por las redes sociales y el WhatsApp, hasta los «Padres Drones» (esos que revolotean todo el día y quieren controlar hasta el mínimo detalle de sus hijos).

Tienes en tu mano, más que un libro, una herramienta que, sin lugar a dudas, te ayudará a poder dar respuesta a esa pregunta tan importante de «¿qué pinta Dios hoy?».

Gracias Fernando, hermanillo, por confiar en mí el prólogo de este libro, todo un orgullo. Gracias, especialmente, por ser como eres, por tu amistad y por tu forma de transmitir con tu vida y con tus libros el Evangelio.

Con mucho cariño cierro ya este prólogo para que te puedas lanzar, sin más dilación, a la aventura de saber qué pinta hoy Dios en tu vida.

Un fuerte abrazo… de lector aventurero.

Fernando Mosteiro Alonso
odresnuevos.es

Las cosas de María

Hola a Todos, Paz y Bien

Ya os he hablado en varias ocasiones de este gran cuento, “Las cosas de María“, de mi queridísimo Rafael Luque.

Fácil de leer, con grandes valores de fondo y algo que se agradece en los libros… un final sorprendente. Un cuento que no debe faltar en nuestras casas.

La primera Edición fue en PPC- Editorial Cono Sur (Argentina), pero ya lo tenemos aquí, en casa, en PPC España y disponible en muchísimas librerías (también lo podéis encontrar en la web de PPC Editorial).

“Un cuento donde se trata de expresar los elementos nucleares de la naturaleza humana en un lenguaje natural para los niños”.

“En este cuento para todas las edades nos encontramos a María, una niña pequeña, alegre y curiosa, que se pasa el día jugando, bailando y soñando, pendiente siempre de todo lo que sucede a su alrededor desde un lugar muy, muy cercano“.

Lo dicho, si estáis pensando en un regalo, si este verano os apetece una lectura amena con un gran trasfondo humano, no dejéis de haceros con “Las cosas de María“.

Un fuerte abrazo… de cuento,

Fer

Estamos muriendo mal

Hola a Todos, Paz y Bien

Interesantísima la entrevista al Dr. Joan Carles Trallero el el periódico “La Vanguardia“, el pasado 20 de abril, sobre el “Bien Morir”.

Muy interesante, con perlas como éstas:

¿Y qué es morir mal?

Darte cuenta demasiado tarde de que te mueres… y de que ya no tienes tiempo para prepararte. ¡Así perdemos todos!

Mejor morir sin darme cuenta…

Eso no es bien morir.

¿Qué es bien morir?

Sin sufrimiento innecesario, y pudiendo cerrar mi ciclo vital.

¿Cómo se cierra bien una vida?

Suelto lastre, hasta que el globo se eleva. Sé que muero y me siento acompañado por el amor de los que amo: puedo preguntar al médico, puedo hablar con los míos, comparto miedos y confidencias, digo lo que tengo pendiente y necesito decir…, ¡y lloro! ¡Y río!

Muy importante tratar temas tan tabús en la sociedad de hoy, como es el del morir, con tanto sentido, sentimiento, espiritualidad y naturalidad.

Os transcribo la entrevista entera porque no tiene desperdicio. Aquí os la dejo en pdf para que podáis descargarla y leerla con calma.

Un fuerte abrazo, de los que acompañan en todos los momentos… incluso en el morir,

Fer

III Jornadas de Colores en Úbeda

Hola a Todos, Paz y Bien
 
Ya están aquí las III Jornadas de Colores de Odres Nuevos y la Editorial San Pablo.
 
En esta ocasión en un entorno muy especial: la Casa de Espiritualidad de San Juan de la Cruz, en Úbeda (Jaén), el Sábado 17 de Junio de 2017, a las 19:30 horas.
 
En esta ocasión Fernando Cordero Morales nos presentará 2 libros: “Orejas de Colores” y “María, la primera en armar lío” y Migueli Marín nos presentará su último Cd “Un agujero con mil Colores“.
 
¡No os lo podéis perder!
En estos días os iré comentando qué ponentes participarán junto con Fernando Cordero Morales y Migueli Marín en estas III Jornadas de Colores… Por el momento, para hacer boca, os dejos tres de los participantes:
 

Fernando Donaire (ocd) – Superior del Convento de San Juan de la Cruz de Úbeda, Periodista y escritor.

Octavio Figueredo (Paulinos) – Director General de San Pablo.

José Manuel Villauriz Alvarez – Director General de Carvisa Energía.

 
Un abrazo a Todos… de Colores y nos vemos en Úbeda el 17 de Junio,
Fer
 _ 

Resistencia íntima

Hola a Todos, Paz y Bien

Suena muy bien este ensayo de “La resistencia íntima“, de Josep María Esquirol.

odresnuevos-resistencia-intima

En una época de tecnología que aísla… una apuesta por la cercanía, la compañía y la reflexión. A ver si lo encuentro.

Un abrazote… cercano,

Fer

Un paseito por Cuenca

Hola a Todos, Paz y Bien

El fin de semana pasado estuvimos por Cuenca, que sigue tan preciosa como siempre y no deja de sorprender.

He ido en varias ocasiones a Cuenca, pero nunca había visto “Los ojos de la mora” ni tampoco había escuchado su historia. Por si a vosotros os ha pasado lo mismo, aquí os dejo con “Los ojos de la mora” y con su bella historia.

odresnuevos-cuenca“Los Ojos de la Mora”

La hoz del Júcar es una de las dos hoces que moldean el casco histórico de Cuenca. Ahí es dónde encontramos Los Ojos de la Mora.

La leyenda sucedió años después de la conquista de Cuenca, pues parte del pueblo moro se quedó ocupando la ciudad bajo el dominio Cristiano.

En uno de los barrios que pertenecía a los moros, vivía la mora más bella, la cual se enamoró de un soldado del ejército cristiano.
Su amor era secreto, se veían a escondidas por una ventana de la casa de la mora ya que cualquier contacto entre culturas estaba prohibido.
El padre de la mora, quería casar a su hija con un moro joven que había pedido su mano, pero ella se negó y lo rechazó. Por lo cual, el joven moro empezó a investigar por su cuenta porque le había rechazado y comenzó a velar por las noches.
La pareja planeó casarse para que nadie les pudiera separar por tanto buscaron a un cura para que la convirtiera al cristianismo y así una noche escapar y casarse.
La torre mangana que en aquella época antigua era el principal reloj de la ciudad les sirvió para sincronizar sus planes, acordando que al sonar el reloj, irían a buscar al cura que les uniese como matrimonio cristiano.

Cuando aquella noche empezaron a tocar las campanas, salieron en busca el uno del otro, pero el moro con el que se iba a prometer, que velaba por las noches, reunió a un grupo de moros que atacaron y mataron al joven soldado. La mora se quedó esperando en la hoz, y nunca pudieron reencontrarse.

Con el tiempo la mora se enteró del porqué su enamorado cristiano no acudió a la cita e intentó suicidarse, para estar junto al soldado en el cielo. Lo impidió el cura amigo presente en la misma habitación, advirtiéndole que el suicidio estaba prohibido para los cristianos y que de esa forma no se reuniría con él en el cielo.

Dicen que la mora se murió de amor en el Cerro de la Doncella, donde quedó con el cristiano y sus ojos miran al Casco Antiguo desde el sitio donde está esperando.

También se dice que después de convertirse al cristianismo, como no podía volver con su familia ni estar con su amado, se fue al convento que está en la calle San Pedro y allí permaneció hasta el fin de su vida.

*La escuela de artes y oficios de Cuenca, decora “Los Ojos de la Mora” cada año de un color.

(Texto tomado del blog: frotandonubes)

_____________________________-

Aquí os paso alguna otra foto del fin de semana por Cuenca.

Un fuerte abrazo… viajero,

Fer

odresnuevos-cuenca9 _ odresnuevos-cuenca4

 Pincha en “Sigue Leyendo” para ver más fotografías de Cuenca

Sigue leyendo