Estamos enseñando a ganar y deberíamos enseñar a perder

Hola a Todos, Paz y Bien

El pasado 18 de abril se publicaba una entrevista a Perico Delgado en la Revista Papel, del periódico El Mundo. Una entrevista muy interesante en todo su conjunto y de la que me llamó mucho la atención esta frase: “Estamos enseñando a ganar, cuando deberíamos enseñar a perder”.

Enseñar a perder. Qué raro suena ¿verdad?, sobre todo en una sociedad donde priman los primeros puestos, el que más destaca, el que gana, el que más vende. Suena raro eso de aprender a perder… pero es necesario.

Aquí os dejo con el párrafo completo de la entrevista, que da sentido a esa frase tan chocante en nuestro día a día:

Estamos enseñando a ganar, cuando deberíamos enseñar a perder. Porque, sencillamente, ocurre más. Yo corrí 11 Tours y sólo gane uno. El deportista a lo que está acostumbrado es a convivir con la derrota. Pero estamos creando una sociedad de iconos victoriosos y nos olvidamos de la cantidad de trabajo y de derrotas que son necesarias para lograr una sola victoria. La de veces que antes de ser primero, has sido segundo, tercero, último o has abandonado. Ganar es el objetivo, pero no es lo que define al deportista. Lo que le define es todo el trabajo que hace para intentar ganar. Lo logre o no. Cuando yo era segundo o tercero en el Tour, se vivía como un auténtico éxito. Ahora eres segundo y te dicen que sí, que bien, pero que has perdido. Me da pena que estemos creando una sociedad donde sólo vale ser el número 1.

Estamos metidos en una sociedad de la imagen, donde, además, las imágenes que nos llegan son solo las “positivas”: la mejor foto selfie, las mejores vacaciones, el mejor momento del día… y nunca, o muy rara vez, se muestran esas otras fotos que no nos han salido tan bien, la decepción de esas vacaciones que se anularon, ese momento malo del día… Nos estamos acostumbrando a ver momentos finales “ideales” y se nos está quedando en el camino todo el proceso para llegar a ellos.

Creo que Perico Delgado tiene toda la razón. No debemos olvidarnos de todas las derrotas, de todo el trabajo duro que hay previo al triunfo… deberíamos enseñar también cómo asumir los fracasos del día a día, enseñar a saber perder.

Un fuerte abrazo… de los que se dan cuando se gana y cuando se pierde,

Fer