Simón de Cirene

Buenos días a Todos, Paz y Bien

Qué bien llegar a Madrid y que ya sea JUUUEVEEES!!! Aunque volver de la Tierra siempre te deja esa sensación de “morriña” que tarda unos días en pasar.

Esta mañana preparando el archivo de las lecturas del Domingo para la ONG, y leyendo el Evangelio de este Domingo de Ramos, la parte que habla de Simón el de Cirene; me he acordado de una canción de Julieta Venegas, que os paso más adelante….

“Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz…”

Esta frase me ha hecho pensar la de veces que no soy capaz de coger directamente la Cruz y, al igual que Simón, muchas veces tiene que venir alguien a “despertarme” y decirme… Anda coge la Cruz y deja de mirar desde la orilla.

Simón de CireneOs imagináis a Simón… ahí, entre el gentío de personas que miraban, pasando desapercibido, pero viendo claramente la situación, siendo consciente de la situación que se estaba viviendo… y, de pronto, alguien le coge, le saca del medio de la multitud, le “despierta” y le dice TÚ DEJA DE MIRAR Y AYUDA A ÉSTE.

Pues es un poco lo que me pasa a mi muchas veces, que estás ahí, en medio del gentío, mirando sin decir nada, tapadito con la gente, pasando inadvertido; pero no sin dejar de ser consciente de las injusticias, de los malos momentos de los otros, de……tantas y tantas cosas.

Mi momento de Cuaresma es un poco esto, el pararme a pensar si no estoy siendo demasiado “espectador”, si no me he acomodado entre la multitud y miro los problemas, las necesidades, las injusticias… como si fueran un escaparate al que no me meto.

Quizá la Cuaresma sea un poco como ese soldado romano que te coge, te saca del gentío, te “despierta” y te dice TÚ DEJA DE MIRAR Y PONTE A AYUDAR…

Bueno, no me enrollo más… aquí os dejo con la Canción que es todo lo contrario, es como una invitación a compartir… “Si quisieras andar conmigo…”.

Creo que Jesús, al contrario que el soldado romano, nos invita a ir con Él desde nuestra libertad… “Si quisieras andar conmigo…”, “Si quisieras cargar mi cruz…”, “Si tú supieras cuanto te amo…”, “Si conocieras el don de Dios”…

(La canción de Julieta Venegas está colgada en el enlace de Música de Box, que tenéis en la columna lateral derecha).

Hay tanto que quiero contarte,
Hay tanto que quiero saber de ti,
Ya podemos empezar poco a poco,
Cuéntame que te trae por aquí.

No te asustes de decirme la verdad,
Eso nunca puede estar así tan mal,
Yo también tengo secretos para darte,
Y que sepas que ya no me sirven más.
Hay tantos caminos por andar…

Dime si tú quisieras andar conmigo, oo, ooo,
Cuéntame si quisieras andar conmigo, oo, ooo,
Dime si tú quisieras andar conmigo, oo, ooo,
Cuéntame si quisieras andar conmigo.

Estoy ansiosa por soltarlo todo,
Desde el principio hasta llegar al día de hoy,
Una historia tengo en mi para entregarte,
Una historia todavía sin final.

Podríamos decirnos cualquier cosa,
Incluso darnos para siempre un siempre no,
Pero ahora frente a frente aquí sentados,
Festejemos que la vida nos cruzó.

Hay tantos caminos por andar…
Dime si tú quisieras andar conmigo oo, ooo,
Cuéntame si tu quisieras andar conmigo oo, ooo,
Dime si tu quisieras andar conmigo oo, ooo,
Cuéntame si tu quisieras andar conmigo oo, ooo,

Si quisieras andar conmigo
Si quisieras andar conmigo
SI quisieras andar conmigo
Si quisieras andar conmigo

Julieta Venegas

_____________________________________-

Un abrazote… de los que se dan sólo “Si tú quisieras”

Fer

Un pensamiento en “Simón de Cirene

  1. De pronto me encuentro revisando páginas para saber quien es Simón de Cirene y lo había olvidado, entre las trivialidades de la vida cotidiana, olvidé que fue quien cargo la cruz, un tramo, por Jesús, no fue tanto pero lo asistío en su dura caminata, dura y sufrida, penosa, muchos lo miraron y no lo reconocieron, muchos estuvieron ahí y no lo apoyaron, ni menos lo defendieron, me encuentro a miles de kilómetros y quisiera ayudar, no se como, traspasar la barrera de las diferencias sociales, del apego a lo mundano, dar este mundo un respiro, esas caritas que veo en las páginas del internet, caritas sonrientes, ojitos tristez que me dicen tantas cosas y yo a miles de kilómetros, doy vuelta mi cabeza y en mi País, también están esas caritas, esos ojitos pidiendo algo, no que les solucione sus momentos tristes, pero que sea capaz de apoyar a los que trabajan en esta gestión, en la lucha contra el hambre, la miseria espiritual y las carencias de emociones que están imperantes en el día a día de esta humanidad que se hace inhumana, basta un segundo para alegrar un niño, un segundo para brindar apoyo no material, tengo mis manos y no se que hacer, te encuentras ahí en el mismo punto que yo, bien alguien nos puede decir cómo?…. Cuenta conmigo, mis bolsillos están vacíos, pero mi espíritu está dispuesto, mi alma feliz y mis ganas son enormes…. Aquí estoy… Cuenta conmigo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s