Abrir las medias puertas

Hola a Todos, Paz y Bien

Otra de las imágenes que me llevan a los veranos de la infancia son esas puertas de las casas de los pueblos que están partidas por la mitad, en las que, habitualmente, solo suele estar abierta la parte superior.

Pasé algunos veranos en un pueblecito de Ávila, donde nuestros vecinos tenían este tipo de puerta en la entrada de su casa.

Recuerdo que los primeros días del verano las conversaciones con nuestros vecinos, que ya eran mayores, las hacíamos en el soportal de su casa. Ellos dentro de la casa con la puerta medio abierta, apoyados en la hoja inferior, y nosotros sentados en un banco de piedra que tenían en el pequeño porche de entrada. Así durante varios días hasta que la confianza iba ganando terreno y, poco a poco, esa mitad inferior se iba abriendo.

Esto mismo ocurre con las relaciones humanas donde, en muchas ocasiones, ya sea por falta de tiempo, por desconfianza, por no comprometernos, por no hacernos vulnerables al otro… solo dejamos abierta la puerta superior. Solo dejamos ver una parte de nosotros, casi siempre la parte buena, la sonrisa, la cara amable, nuestro mejor selfie; dejando cerrada esa otra puerta que da paso a nuestro interior, a los momentos importantes, malos o buenos, a nuestras verdaderas preocupaciones y alegrías.

Nuestras relaciones por las redes sociales suelen ser también así: solo con media puerta abierta. Necesitamos momentos de calidad con los otros, menos selfies y más cafés compartidos. Tiempo para que la confianza vaya ganando terreno y vaya entreabriendo esa otra mitad que da paso a nuestro castillo interior.

¡Abramos nuestras medias puertas! Saquemos tiempo para compartir vida y no únicamente fotografías. Hagámonos vulnerables al otro dándole paso a nuestro interior, con nuestras habitaciones en penumbra y nuestros patios soleados. ¿Lo intentamos?

Un fuerte abrazo… de los que solo se pueden dar con las puertas totalmente abiertas,

Fer

Lo mejor de nosotros

Hola a Todos, Paz y Bien

El otro día echando un ojo a la prensa Segoviana me encontré con este titular: “Premio al balcón más florido”, que hacía alusión a las ganadoras del III Concurso “Cuéllar Ponte Guapa”, en el que se invitaba a todos los vecinos del pueblo a decorar sus fachadas y balcones.

¡Qué bonito! Decorar el exterior de la casa con lo mejor que tenemos dentro de ella. Con esas flores, plantas y detalles que guardamos, casi siempre, en habitaciones y patios interiores para nosotros y nuestra gente más cercana. Coger lo mejor que tenemos y mostrarlo a todos los que pasen por allí, ya sean familiares o forasteros.

Quizá deberíamos convocar este concurso también para las personas, para nosotros mismos, y no solo para balcones y fachadas. ¿Os imagináis? I Concurso “Fernando ponte guapo”, “María ponte guapa”, “Francisco ponte guapo”, “Vanesa ponte guapa”… y que, al menos, una vez al año saquemos lo mejor que tenemos dentro, eso que guardamos en nuestras habitaciones interiores, y lo entreguemos a todo el que comparta con nosotros; ya sea un amigo de la infancia o turista de paso.

Es más, que no sea simplemente un mostrar, sino que sea una actitud: llevar a nuestro exterior, a nuestra forma de ser y actuar, lo mejor que tenemos dentro… incluso cuando nadie pase por delante nuestro para verlo. Como la rosa del desierto, que sigue exhalando su aroma y exhibiendo su hermosura aunque no haya nadie para olerla o contemplarla. Como los balcones de Cuéllar, que en la soledad y silencio de la noche siguen mostrando lo mejor de cada casa.

Me viene a la mente un dicho que siempre he escuchado en conventos franciscanos, que dice: “El que no da lo que tiene… lo pierde”. Pues eso mismo, no perdamos para nosotros mismos todo lo bueno que tenemos dentro. Seamos generosos con nuestros dones y apuntémonos, al menos una vez al año, a ese Concurso de ponernos guapos para los demás.

Un fuerte abrazo… de los que salen de dentro,

Fer

Querer lo que tenemos

Hola a Todos, Paz y Bien

Empiezo el lunes con este magnífico dibujo-reflexión de Ramón, a ver si me lo aplico para toda la semana.

 

Odresnuevos querer lo que tenemos

¡Qué cierto! Cuantos esfuerzos en “Tener” y, muchas veces, que pocos en “Querer“.

Un abrazo… de los que quieren,

Fer

Dónde buscamos…

Hola a Todos, Paz y Bien

Saber buscar, saber preguntar y, sobre todo, saber escuchar a los más sabios…

Odres Nuevos Peces

«Usted perdone», le dijo un pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

«El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo». «¿Esto? Pero si esto no es más que agua… Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

Un abrazo enorme… de búsqueda,

Fer

Levantarse…

Hola a Todos, Paz y Bien

Aquí os dejo otro cuentecillo.

No pasa nada por caerse, por equivocarse… el tema es no quedarse en el suelo, no ahogarnos en el problema. ¡Siempre levantarse!

Espero que os guste y os toque en algo.

Un abrazote,

.

Sigue leyendo

Riquezas…

Hola a Todos, Paz y Bien

Así se despedía ayer el día… y es que Madrid también tiene atardeceres preciosos.

Disfrutemos de todas las Riquezas que tenemos a nuestro alcance todos los días.

.

Odres Nuevos - Tiempo para disfrutar.

.

Hay que dejarse sorprender por esas riquezas que día a día pasan por delante de nosotros…  Ya decía Ortega y Gasset: “Sorprenderse y maravillarse es comenzar a entender”. ¡Dejémonos sorprender por la Vida!

Un abrazo… de los que sorprenden,

Fer

Pincha en “Continuar Leyendo” para dejar tu comentario

.

Sigue leyendo