Noticias de Mar – Misión de Meki

Hola a Todos, Paz y Bien

Cómo va la semana? Yo con la cuenta atrás, tic, tac, tic, tac, porque ya el lunes…. DESTINO MOZAMBIQUE!!! Os Podéis creer que todavía tengo que preparar todo lo que voy a llevar?? Ropa, protectores, etc…, me estoy confiando con que tengo el fin de semana por delante y, al final, me va a pillar el toro ;) Bueno, ya os iré contando de la “Aventura del Equipaje”.

Hoy os paso un e-mail que me ha enviado Mar (la voluntaria que estuvo con Hanna en Madrid). Mar nos cuenta cómo va la vida en la Casa de Acogida de niños y bebés donde ella trabaja en Meki (Etiopía), que, por cierto, es donde irán todos los materiales, aportaciones, etc.., que podamos recoger en estos días (echar un ojo al Mensaje que nos envió Nieves la semana pasada, en el que nos informaba de la posibilidad de enviar material a Meki https://odresnuevos.wordpress.com/2008/07/18/mision-zaway-meki/ ).

La historia que cuenta Mar no es muy alegre, no es como la historia de Hanna, que todos ya conocemos, pero es una historia real de lo que se vive en la Misión día a día y, como ella dice, ya nos enviará historias para sacarnos buenas sonrisas.

Aquí os la dejo, seguro que os gusta y os toca tanto como a mi.

Un abrazote… de los que unen en la distancia.

Fer

Pincha en Continuar Leyendo para ver la Carta de Mar


Hola a todos,

Desde que volví a Meki hace ya mas de un mes, son muchos los mails que os he escrito, pero desgraciadamente la tecnología se ha puesto en contra mía. Así que se me han acumulado las noticias.

En este mes han llegado muchos niños, ni más ni menos que 9!! Los hemos recibido a pares y un trío de hermanos hace tan solo unos días.

Siempre me pedís que os mande fotos y que os cuente las historias de los niños, hoy quiero contaros la de Nathanael, el más pequeñito de todos. Nathanael llego el 12 de junio, apenas tenia un par de días, un renacuajillo que no pesaba ni dos kilos. Durante estas semanas ha sido de esos bebes que siempre queremos tener, comen, duermen y solo lloran cuando tienen hambre. Y si los miras un ratito mientras duermen hasta puedes ver una sonrisa de esas que te hace preguntarte, con que narices estará soñando?

El domingo pasado, cuando volvíamos de recoger a Verónica y Javier, unos voluntarios que han venido este mes, me pase ha echar un vistazo a todos los niños y darles un beso. Una rutina de esas que salen sin pensar, lo primero que hago siempre que he estado aunque sea un par de horas fuera de casa. Cuando le di el beso a Nathanael me di cuenta que tenia muy mala cara, como demacrado, me dijeron que había estado todo el día vomitando y que no quería comer. El lunes por la mañana le llevamos al medico y no le vieron nada, así que volvimos a casa convencidos de que lo que le pasaba es que necesitaba mas atención, estar mas tiempo en brazos, que sintiera el calor de otro ser humano, aquí desgraciadamente no tenemos una madre para cada niño y hay que repartir el cariño en muchos trocitos. Así que cuando esa noche a la 1 de la mañana cuando oi los gritos de las cuidadoras en la habitación de al lado no podía imaginarme que cuando entrara en la habitación iban a poner en mis brazos el cuerpo sin vida de Nathanael. Como una idiota intente reanimarlo, aunque sabía que hacia un rato que estaba muerto, llame a Jorge esperando que obrara un milagro y le devolviera la vida, pero después de intentar un masaje cardiaco que ni siquiera sabía dar, volvió a mis brazos el cuerpo pequeño y cada vez mas frió de Nathanael.

Os prometo que esa noche ha sido una de las noches más difíciles de mi vida. La rabia, el dolor, la impotencia, la incomprensión… me sentí como una idiota toda la noche, con Nathanael en los brazos o tumbado en mi cama y sabiendo que ya no volvería, sabiendo que su cuerpecito estaría enterrado en unas horas y nunca mas iba a verle sonreír en sueños. Sister Gio y Sister Ines vinieron de madrugada porque nosotros no sabíamos ni que hacer con el. Prepararon su cuerpo, le lavaron, le pusieron ropa limpia y con el colchón de su cuna y unas sillas preparamos un sitio donde pudiera estar hasta que le enterráramos al día siguiente. Me quede toda la noche sentada a su lado, viendo su silueta dibujada bajo la manta que le cubría, con la entupida sensación de que se sentiría muy solo si me iba, cuando en realidad era yo la única que sentía esa soledad.

Estos primeros días sin el han sido realmente duros, intentando aparentar mas fortaleza que la que en realidad tengo porque hay otros 25 niños a los que querer, a los que cuidar y a los que dar un beso cuando vuelvo a casa después de unas pocas horas fuera. Los dos primeros días, cerraba los ojos y solo podía ver a Nathanael en el momento en que lo pusieron en mis brazos aquella noche, con sus ojitos y su boca abierta, como si el mismo no pudiera creerse que ya le tocaba morir. Se que la muerte es parte de la vida, se que con esto debería haber contado cuando vine, y que a todos nos llegara en algún momento, solo digo que a Nathanael le llego muy pronto. Solo me consuela, que estos últimos días he dejado de ver su cuerpo sin vida y consigo recordarlo sonriendo mientras dormía; supongo que de alguna manera esa es su forma de quedarse conmigo.

Tengo muchas historias preciosas que contaros del resto de los niños, pero hoy no me salen. Prometo escribir pronto e intentar dejaros alguna sonrisa.

Os quiero,

Mar

7 pensamientos en “Noticias de Mar – Misión de Meki

  1. Hola. Tal vaz vaya a Addis por trabajo en Octubre 22. Tendre todo el sabado libre y puedo pedir a un chofer que me acerque a Meki si es que necesitais algo de Europa (vivo en Bruselas) o de Espania. Hacedmelo saber.
    Gracias
    Alvaro.

    Me gusta

  2. quisiera venir de voluntaria ya que yo voy al padre olaran de wukro de aqui a etiopia y me hablaron de vosotros mi tiempo es de un mes cada 3 o 4 meses yo no soy medico ni nada doy clases a la universidad de barcelona de egiptologia y he trabajado en la cruz roja ya que yo cuando voy con el padre olaran yo soy la que curo y arreglo las enfermedades ahora cuando lo veo claro lo mando al hospital naturalmente ya me direis algo.

    Me gusta

  3. MAR, mucho ánimo y fuerza para seguir con esa tropa de 25 enanitos!

    La historia de Nathanael me ha sacudido, al menos pienso que en sus últimos momentos recibió mucho cariño, sí sintió que le importaba y mucho a alguien y que lo último que vió fue tu mirada llena de cariño y ternura y eso le hizo feliz, no lo dudes

    Un abrazote para todos los de la misión

    Me gusta

  4. Hola Mar, Ánimo y gracias por tu precioso texto.
    Muchas veces he pensado en situaciones parecidas que debió de vivir la Madre Teresa.
    ¡ Cuánto dolor perder a un ser querido, verdad !
    ¿ Dónde está Meki en Etiopía ?.
    Abrazos y besos para todos vosotros y los 25, josé.

    Me gusta

  5. Mar,

    Como dice Puri, ésta también es una historia “Preciosa”, real como la vida misma… Como nos dice Fer últimamente, Mar, gracias por tu GRATITUD!!!

    Besos

    Ana

    Me gusta

  6. Esta también es una historia preciosa… Historia cargada de humanidad, que es lo mejor que tenemos las personas. La muerte de Nathanael nos recuerda lo frágil de nuestra historia, y lo gratuito también de nuestras muestras de cariño. Gracias Mar por hacerlo posible allí…

    Me gusta

  7. DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MI

    Mucho ANIMO Mar
    Me ha impresionado mucho tu testimonio, muchas gracias por compartirlo.

    Rezare por Nathanael, por ti, por tus 25 niños y por la obra tan grande que realizais, que es admirable.

    Desde aqui te mando un besazo muy fuerte, para ti y para todos los niños.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s