Tiempo de María..

Hola a Todos, Paz y Bien

Hoy Sábado Santo, día de reflexión, día de silencio y de acompañamiento, os dejo con este pequeño texto de J. L. Martín Descalzo, sobre el acompañamiento de María.

Buen día de reflexión…

Jn 19, 25-27

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre:
+ «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»
C. Luego, dijo al discípulo:
+ «Ahí tienes a tu madre.»
C. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.

“Aquel pequeño grupo al pie de la cruz, aquella Iglesia naciente, estaba, pues, allí por algo más que por simples razones sentimentales. Estaba unida a Jesús, pero no sólo a sus dolores, sino también a su misión. Y, en esta Iglesia, tiene María un puesto único. Hasta entonces ese puesto y esa misión habían permanecido como en la penumbra. Ahora en la cruz se aclararán para la eternidad. Por eso la alejada será traída a primer plano. Esta hora es la hora, este es el momento en que María ocupa su papel con pleno derecho en la obra redentora de Jesús y entre en la misión de su hijo con el mismo oficio que tuviera en su origen: el de Madre. […] Es a esta Iglesia y a esta humanidad a quienes se les da una madre espiritual. Es esta Virgen, envejecida por los años y los dolores, la que, repentinamente, vuelve a sentir su seno estallante de fecundidad. Ese es el gran legado que cristo concede desde la cruz a la humanidad. Esa es la gran tarea que, a la hora de la gran verdad, se encomienda a María. Es como una segunda anunciación…” (J. L. Martín Descalzo, Vida y misterio de Jesús de Nazaret, 1139-1140)

.

.

Anuncios

3 pensamientos en “Tiempo de María..

  1. Siempre me ha pasado algo muy curioso, creo firmemente en María, la amo y se que es la madre del Seor, y la madre nuestra. Pero quisiera ser verdaderamente mariana, aprender a amarle desde el fondo de mi corozón, puedes ayudarme?

    Me gusta

  2. es hermoso la reflexión pues nos lleva a entender o recordar el papel de Maria: la obediente la dulce la callada pero siempre acompañante Maria para cumplir con la misión que le habia sido dada al aceptar ser la madre de Jesús de ese su amadisimo hijo que ahora veia crucificado y habia que estar de pie y acompañando hasta el fin.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s