Para cambiar… conocer y amar

Hola a Todos, Paz y Bien

CambiosHace unas semanas que leí el libro “El Talking Manager“, de Álvaro González-Alorda, y tenía ganas de comentarlo con vosotros.

El libro es muy interesante y os lo recomiento. Concretamente, me ha encantado un fragmento del libro que recoge una anécdota de la Madre Teresa de Calculta, en su breve (pero intensa) participación como conferenciante en un congreso de San Francisco.

El congreso trataba sobre el liderazgo, cómo liderar organizaciones, sobre cómo gestionar recursos humanos… El mensaje final de la Madre Teresa, que es extrapolable a cualquier ámbito en el que se trate con personas, se puede resumir en esta frase: “para conseguir un cambio hay que conocer a la persona y quererla“.

Os dejo con este fragmento del libro de Álvaro González-Alorda, El Talking Manager, que, estoy seguro, os va a hacer reflexionar sobre cómo es nuestro trato con los demás.

Un abrazote… para cambiar,

Fer

Pincha en “Continuar Leyendo” para ir al fragmento del Libro

.

.

Hace meses tuve la oportunidad de escuchar a Brian Bacon, Fundador de la Oxford Leadership Academy, en un seminario mano a mano con el profesor del IESE Luis Huete. Al concluir la jornada, Brian Bacon contó la siguiente historia:

Hace unos años, participé en un congreso en San Francisco. Yo era un conferenciante de segunda en un gran evento en el que hablaban personajes gigantes como Peter Drucker, Peter Senge o Michael Hammer: el Who’s Who del liderazgo y del cambio en las organizaciones. De hecho, yo estaba más bien en la categoría Who’s He?…

La conferencia se celebraba en torno al 50 aniversario de las Naciones Unidas. Durante dos días, los conferenciantes habían hecho un despliegue de sabiduría científica sobre cómo liderar organizaciones. Se habló desde la reingeniería de los recursos humanos hasta el cambio de las estructuras, pasando por las mejores claves de liderazgo. Los asistentes habían pagado 5.000 dólares por pasar dos días allí, escuchando a grandes figuras.

Madre TeresaAl final de estos congresos, los organizadores suelen distribuir un cuestionario para evaluar a los conferenciantes y el impacto de sus mensajes. Para sorpresa de todos, la Madre Teresa de Calcuta —a quien lograron convencer para que participase en el evento— quedó la primera en el ranking, y lejos del segundo. Curiosamente, ella no formaba parte del panel de conferenciantes, sino que había sido invitada a dar un pequeño mensaje al final. De hecho, no habló más de treinta segundos. Subió al estrado, se quedó un momento en silencio y, con una voz muy suave, dijo:

—Así que queréis cambiar a la gente. Pero ¿conocéis a vuestra gente? ¿Y les queréis? Porque si no conocéis a las personas, no habrá comprensión, y si no hay comprensión, no habrá confianza, y si no hay confianza, no habrá cambio.

» ¿Y queréis a vuestra gente? Porque si no hay amor en lo que hacéis, no habrá pasión, y si no hay pasión, no estaréis preparados para asumir riesgos, y si no estáis preparados para asumir riesgos, nada cambiará.

» Así que, si queréis que vuestra gente cambie, pensad: ¿conozco a mi gente?, ¿y quiero a mi gente?

El mensaje de la madre Teresa había quedado suspendido en el auditorio y se notaba que había golpeado. Tan fuerte como cuando alguien escucha la verdad.

Este relato de Brian Bacon me lleva a la siguiente conclusión: para lograr que una persona cambie, la vía más prometedora es inspirarle, después de haberle aceptado tal como es. Y eres inspirador cuando los demás no sólo ven en ti cualidades profesionales, sino también algunas cualidades personales dignas de ser imitadas. Cuando hay consistencia entre lo que piensas y lo que dices y también entre lo que dices y lo que haces. En definitiva, cuando transmites autenticidad, una cualidad que se conquista con muchos pequeños esfuerzos y que, con frecuencia, exige nadar contra corriente.
__________________________________-

Qué más puedo decir: para “Cambiar”… “Conocer” y “Amar”

Abrazos,

Fer

13 pensamientos en “Para cambiar… conocer y amar

  1. Hola, me llamo Macarena y, os acabo de conocer.

    Vuestras palabras y , las de la Madre Teresa, me invitan a sentarme junto a vosotros alrededor de la mesa camilla. Estoy sentada en otra por cierto, ya que me encantan, te dan calor y no hay principio ni fin, nadie preside, simplemente estamos juntos. ¡Qué alegría haber llegado aquí!

    Hasta otro día, voy a hacer silencio, para escuchar mejor toda la música de Dios:)

    Me gusta

  2. ¡Gracias, Fer, por este mensaje que nos movió a todos!
    Me quedo con la frase del Sacerdote “Cuento con la ayuda de Dios para cambiarme a mí mismo” y con el hermoso regalo de las sonrisas hacia los demás. Comenzaré a poner más empeño en conocer…..comprender y amar a los que me rodean, especialmente a quienes me cuesta dificultad hacerlo. Dios se manifiesta diariamente entre nosotros a través de muchos ángeles.
    ¡Gracias por ser uno de ellos!
    ¡Te queremos Fer!. …………….Alicia

    Me gusta

  3. ESTIMADO FER:

    ¡BUENOS DÍAS Y FELIZ JORNADA Y SEMANA! Has logrado una gran aplicación del Evangelio de ayer. Muchas veces nos hablan de motivaciones, liderazgos, cambios para la eficiencia… pero se olvidan de preguntarte: ¿cómo estás? ¿en qué puedo ayudarte? o un simple ¡GRACIAS POR TU COLABORACIÓN! UN FUERTE ABRAZO:
    IÑAKI

    Me gusta

  4. Leyendo esto y la frase de Teresa de Calcuta, me hizo pensar mucho, como queremos canbiar a la gente si no nos molestamos en conocerles i quererles.
    Me comprare el libro i lo leere ,parece que promete mucho.

    montse

    Me gusta

  5. Mil gracias por FHER “La verdad” que Madre Teresa vivió paso a paso con la gente que tuvo la suerte de ser tocado por su mano, por su palabra y por su amor.
    Así que está comprobado:”para lograr el cambio hay que conocer y AMAR…”
    UN ABRAZO…. DE LOS QUE BRINDAN AMOR….
    GRACIELA. MÉXICO

    Me gusta

  6. Fer, un día de estos voy a ir a tu casa y me voy a llevar toda tu biblioteca, jijiji. Me encanta el fragmento que has compartido. Qué cierto además. Cuantas veces queremos cambiar a la gente (no solo a trabajadores, a amigos, a familiares..) sin apenas conocerlos y, como dice la Madre Teresa, sin apenas amarlos.

    Gran entrada Fer, como siempre. Siempre haciéndonos pensar.

    Besitos.

    Rosa

    Me gusta

  7. Qué buena entrada Fer,

    Me imagino la cara de todos los que estaban en la conferencia después de haber escuchado charlas y charlas, oír el breve y preciso discurso final de la Madre Teresa… Qué bueno!

    Un abrazo

    Me gusta

  8. Una vez mas ..”GRACIAS”,
    La Madre Teresa sigue siendo inspiración para muchas personas, con su sencillez y claridad para transmitir sus mensajes. Es necesario optar por el cambio, pero no el cambio superficial que termina pronto. Sino el cambio que te brota del alma, el que te hace actuar de forma natural con las personas que te rodean y te invita al servicio. Humanizarnos es una petición de Dios ante esta sociedad de vacíos e imitaciones. El amor es el principal ingrediente.

    Un fuerte abrazo y gracias por enriquecer nuestra alma y nuestros conocimientos.

    Me gusta

  9. Gracias Fernando,con tu informacion y esos deseos que nos demuestras para que nos cultivemos y estemos actualizadas, esa expresion de cariño que yo siento cuando leo los trozos de texto que nos mandas me dicen que eres uno de los de Madre Teresa de calcuta. Un fuerte abrazo. Trini

    Me gusta

  10. Hay un sacerdote que dice: “Cuento con la ayuda de Dios para cambiarme a mí mismo. Primero tengo que cambiar yo, después surgirá el cambio de los que me rodean”.

    Si el líder cambia, porque tiene amor como dice Gonzalo de acuerdo a la M. Teresa, entonces quienes lo rodeen irán cambiando fácilmente.

    Un día pedí a las catequistas de mi Parroquia: sonrían en el metro, A TODA LA GENTE, y la próxima vez me dicen qué pasó: La siguiente reunión, recibí muchas caras sonrientes… el efecto es que la gente desconocida devolvió las sonrisas. Hubo quien contó las sonrisas de un sólo viaje en el metro: 17.

    Conclusión: Para que cambie el mundo, desbordemos amor y comprensión.

    Me gusta

  11. Leyendo esto y la frase de Teresa de Calcuta, me hizo acordar la de Don Bosco: “…y no basta con amarlos, hay que hacerles saber que se los ama” en la misma sintonía de Madre Teresa. El cambio y el crecimiento, en todas las personas y más especialmente en los jóvenes, parte del amarlos y de ellos sentirse amados-queridos por quien los supervisa o enseña….grandes Santos, una sóla verdad: “…Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros.”

    Me gusta

  12. Que razón tenia la Madre Teresa. ¿Cómo queremos cambiar a la gente si no la conocemos ni queremos, ni somos capaces de ser congruentes con nuestras palabras y acciones?. Primero debemos ser congruentes nosotros y luego querer cambiar al mundo. Gracias por compartir estos mensajes. Que Dios los bendiga.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s