Arcoiris…

Hola a Todos, Paz, Bien y Unidos en oración con las familias afectadas en el accidente de tren de Galicia.

Hoy quiero compartir con vosotros alguna de las fotos de Noruega que he ido subiendo al facebook de Odres Nuevos. Concretamente, quiero compartir este arcoiris que se nos mostraba ante una gran cascada en uno de los Fiordos.

Espero que os guste y lo disfrutéis.

Un abrazo… de unión con el pueblo gallego,

Fer

Cascada Noruega

En la mitología griega, Iris (en griego Ἶρις, ‘arco iris’) es hija de Taumante y de la oceánide Electra y hermana de las Harpías. En la Ilíada, se la describe como mensajera de los dioses; sin embargo, en la Odisea este papel está reservado a Hermes. Iris es la personificación del arco iris que anuncia el pacto de los humanos y los dioses y el fin de la tormenta; al igual que Hermes, es la encargada de hacer llegar los mensajes de los dioses a los seres humanos. Está casada con Céfiro, dios del viento del oeste.

El arco iris es un toque de atención a los hombres para que no olvidemos nuestros sueños, para que miremos al cielo, un cielo lleno de color, alegria y esperanza y no bajemos nuestra mirada al suelo de la tristeza y el pesimismo. En nuestras manos esta la decisión.

El arco iris nace donde acaba la tierra y empieza el cielo. Une lo denso con lo sutil. Lo físico con lo etérico. Lo material con lo espiritual.

– Se dice que una vez un niño escuchó que al final del arco iris había un tesoro, un cofre lleno de oro, y decidido salió de su casa para encontrarlo. Viajó de un lugar a otro buscando este tesoro, pero siempre cuando llegaba alí donde terminaba el arcoiris este ya había desaparecido, por lo que debía continuar su búsqueda. Y así una y otra vez, cruzaba, pueblos, países, mares..

Hasta que una noche, tuvo un sueño en el que se veía viajando dentro del arco iris. Fue tal la felicidad que sintió, que le hizo darse cuenta de que tanto había luchado por llegar al final del arcoiris para conseguir ese tesoro de monedas de oro, que se había olvidado de sus anhelos, no había disfrutado todo lo que había aprendido por el camino, las personas que había conocido, el día a día y comprendió que…

“La felicidad no solo se encuentra en el destino final, sino en disfrutar cada momento del camino que recorres”

El niño, hoy ya hombre, siguió viajando y aprendiendo, pero ya no buscando el tesoro al final del arco iris sino disfrutando de la luz que el arco iris había dejado en su corazón y en su entendimiento. Y cuando lo necesitaba, en los momenos más tristes, cerraba sus ojos y dentro de su interior podía ver su propio arco iris. Entonces se decía a si mismo. Hoy algo bueno vendrá. Es un buen presagio. Y así cada amanecer escribía, con alegría y esperanza, la página en blanco de un nuevo día.

Un arco iris es un buen presagio, un mensaje de felicidad.

_____________________________________________-

Me encantó lo de… “La felicidad no solo se encuentra en el destino final, sino en disfrutar cada momento del camino que recorres”. Sigamos recorriendo caminos.

¿Qué tal van tus caminos?

Un abrazote,

Fer

Pincha en “Continuar Leyendo” si quieres comentar tus caminos

.

.

5 pensamientos en “Arcoiris…

  1. ¿Por qué los seres humanos somos en ocasiones tan necios que no disfrutamos del vivir día a día y apreciar lo bueno que nos rodea?
    Este mensaje me llegó en el momento preciso. ¡Abramos nuestros ojos a la belleza de Dios!
    Gracias, Fer.

    Me gusta

  2. ESTIMADO FER:

    ¡BUENAS TARDES Y FELIZ JORNADA Y FIN DE SEMANA! Gracias por tu compartir tan lleno de vida y de esperanza! Empiezo con el recuerdo la oración y la cercanía a todas las personas del accidente de tren de Galicia: Fallecidos, heridos, familiares, amigos, profesionales involucrados (policias, bomberos, personal sanitario, psicólogos) voluntarios (vecinos, personas anónimas). Ayer estuve en la eucaristía de los jesuitas. El superior, tocayo tuyo, Fermando, se mostró muy humano, cercano, esperanzador y creyente. En la homilía compartió como el sufrió una crisis de fe durante dos años cuando falleció su hermana con 32 años y dejando tres hijos. Posteriormente lo superó confiando en el Señor. Nos mostró una Iglesia sensible, humana y maestra en humanidad, acabamos desde el silencio y la esperanza. Esto lo combinamos con la pasión por vivir y la llamada a la felicidad y a la plenitud que rezuman tus escritos. Un fuerte abrazo:
    IÑAKI

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s