Solo la Cruz

Hola a Todos, Paz y Bien

Reunidos en oración alrededor de la Cruz esperamos con María compartiendo su soledad y esperanza.

“Todos hemos experimentado esa “extraña” sensación al entrar a una iglesia un Sábado Santo: nuestros ojos se clavan en la desnudez del altar, -acostumbrados como estamos a verlo ricamente adornado con manteles y flores-. El altar desnudo, la cruz… Nada más. Los cristianos permanecemos así cada Sábado Santo: a la espera de la Resurrección del Señor, reunidos en oración alrededor de ese altar desnudo, y de esa cruz. No es un día de grandes actos, ni jolgorios ni ruidos. El Señor ha muerto; ha sido puesto en el sepulcro. Es momento de pararse. Nos unimos a toda la Iglesia en el rezo de la Liturgia de las Horas, a la espera de la Pascua del Señor. Es el día de la contemplación de la muerte de Jesús; día de silencio, de la espera por excelencia. Murió el Maestro.
¿Quedan aquí en el sepulcro sus palabras, sus gestos, su obra? Esperar junto al sepulcro de Jesús es ser signo de confianza en Dios, que lo puede todo, incluso resucitar de entre los muertos para darnos vida a nosotros.

Algo hermoso en este día es que esperamos con María. Esperar con la Madre de Jesús, -nuestra Madre, la que Él nos dio desde la cruz- es diferente. Compartimos su soledad esperanzada, que nos anima a confiar contra toda desesperanza, en que las palabras de Jesús jamás defraudan: «Al tercer día, resucitaré».
No celebramos la Eucaristía hasta la solemne Vigilia Pascual ya, como parte de las celebraciones del domingo de Resurrección -la fiesta de las fiestas-. Será el triunfo de Cristo sobre el pecado; el triunfo de la Vida sobre la muerte; de la luz sobre la oscuridad. ¡Bendita noche, que nos lleva a esa luminosa mañana, cuando el Sol que nace de lo alto ilumine al mundo con el resplandor de la Resurrección!”

Un abrazo… de espera en oración,

Fer

#OdresNuevos #SabadoSanto

Lo tenemos todo

Hola a Todos, Paz y Bien

Ciertamente, aún lo tenemos todo.

Odresnuevos Fe y Esperanza

Un abrazo… lleno de Esperanza, en especial para mi queridísima Carmen (en la fotografía),

Fer

Esperanza en una nueva vida

Hola a Todos, Paz y Bien

La fotografía “Hope for a New Life”, de Warren Richardson, ha sido la imagen galardonada en los premios de fotoperiodismo World Press Photo.

Una imagen que, ciertamente, dice más que mil palabras. La imagen, tomada la noche del 28 de agosto de 2015, muestra a un hombre entregando un bebé a otra persona por una alambrada de espino en Röszke, en la frontera entre Hungría y Serbia.

Odresnuevos Warren Richardson

Ese hombre, con toda seguridad el Padre del bebé, está dando todo lo que tiene a su hijo, su valor más preciado, la mejor de las herencias que puede dejarle en esos momentos… La “Esperanza en una nueva vida”. Una nueva vida donde no tenga que atravesar rejas cortantes a la luz de la luna. Una nueva vida donde no tenga que huir, esconderse, cruzar mares, pasar hambre, sufrir guerras, sufrir indiferencia…

Una imagen que nos debería interpelar a todos situándonos en ese momento. ¿Qué sentiríamos si fuésemos nosotros ese padre que entrega a su hijo a través de una alambrada de espino? ¿Qué sentiríamos si fuésemos ese bebé que mira al padre confiado? ¿Y si fuéramos la persona que recibe al bebé en el otro lado de la alambrada? o, incluso, ¿Qué sentiríamos si fuésemos el fotógrafo que observa y capta la escena?

Una fotografía que, por desgracia, es una mínima muestra de las miles de imágenes que, día a día, se repiten en las fronteras balcánicas, en las costas griegas y en tantos, y tantos otros lugares donde ponemos barreras y quitamos humanidad.

A mí no me interpela, sino que me golpea en lo más profundo de mi persona.

Un fuerte abrazo a todos… de los que comparten Esperanza,

Fer